¿Dónde Debemos Alabar a Dios?

En la Congregación

Cuando nos congregamos en un templo o en algún otro lugar con el propósito de realizar un servicio de celebración o una reunión de célula o grupo en las casas, nuestra primera acción debe ser alabar al Señor. No es bueno llegar al lugar de reunión cuando haya terminado el momento de ministrarle a Dios porque nos estamos perdiendo de un momento especial en el cual se puede manifestar Su presencia poderosa y además estamos dando el mensaje de que solo nos interesa ir para recibir, pero que no estamos dispuesto a aportar nada.

Salmo 22:22,25: Anunciaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te alabaré. Tuya es mi alabanza en la gran congregación. Mis votos pagaré delante de los que le temen.

Salmo 107:32: Exáltenlo en la congregación del pueblo, y alábenlo en la reunión de los ancianos.

Salmo 149:1: ¡Aleluya! Cantad a Jehová un cántico nuevo; sea su alabanza en la congregación de los fieles.

En el Santuario

El santuario es un lugar de alabanza y adoración al Señor. No es correcto llegar a la casa de Dios con las manos extendidas para recibir, más bien debemos levantar nuestras manos primero para exaltar Su santo nombre.

Salmo 150:1: ¡Aleluya! ¡Alabad a Dios en su santuario! ¡Alabadle en su poderoso firmamento!

Entre las Naciones

Los que vivimos en lugares donde residen personas de diferentes nacionalidades, al visitar iglesias multiétnicas, hemos podido disfrutar del privilegio de alabar a Dios entre las naciones. De igual manera, cuando se va en misiones a otros países, también se da la oportunidad de alabarle entre los pueblos y las naciones.

Salmo 57:9: Te alabaré entre los pueblos, oh Señor; a ti cantaré salmos entre las naciones.

En Sus Atrios

Cuando visitamos la casa de alguien, generalmente no tocamos la puerta para hacerle exigencia al dueño de casa cuando nos abre, sino que primeramente saludamos y, por lo general damos un elogio de lo que vemos al entrar. De igual manera debemos hacer con Dios y la alabanza debe comenzar desde el momento que pisamos Sus atrios.

Salmo 100:4: Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza. Dadle gracias; bendecid su nombre.

Entre las Multitudes

La alabanza a Dios debe hacerse tanto en privado como en público. Nunca debiéramos sentir vergüenza de exaltar Su nombre ante un grupo numeroso de personas. Nuestro loor a Él y nuestro agradecimiento deben de ser escuchados por todo el mundo para testimonio de aquellos que aún no creen.

Salmo 109:30: Agradeceré a Jehová en gran manera con mi boca; en medio de muchos le alabaré.

Bendiciones para todos.

Anuncios

When We Praise God?

From Morning to Night

There are people who at listening every morning their alarm clock, would like to stay asleep instead of getting up. These people get up complaining that sleep time was not enough, because they have to go to his heavy work to hold a boss more grumpy than themselves and so leave their homes. On the way to work, they continue with their claim: that the traffic is heavy, they fight and curse the drivers who cross them or stand in their way and get to work with a bad attitude.  They spend their working hours in the same way and then they return home with the same complaints, which, at the end of the day are passed to their families. However, those who begin to praise the Lord from the moment they open their eyes and not finish it until bedtime, spend their days filled with the joy of God.

Psalm 113:3: From the rising of the sun unto the going down of the same the LORD’S name is to be praised.

All Day

If we praise from sunrise to sunset, that means that every day our mouth should be full of praise until the worship becomes a lifestyle.

Psalm 71:8: Let my mouth be filled with thy praise and with thy honour all the day.

While living

While we breathe, we must praise God and when He takes us to His home, we’ll continue praising Him for eternity. Being alive is a reason to praise God, but being sure that when leaving this world we’ll enjoy the presence of the Lord forever, is a major reason to praise His holy name.

Psalm 146:2: While I live will I praise the LORD: I will sing praises unto my God while I have any being.

Continuously

Praising God should not stop, it must be continuous, endless, perennial, permanent, fruitful, inexhaustible and abundant.

Psalm 34:1: I will bless the LORD at all times: his praise shall continually be in my mouth.

When we shot

The best way to beat depression is to praise God. In moments of the most difficult tests, the praise helps us move forward because we forget our circumstances and focus on our Maker, who will give us support and help, as Hebrews 4:16 tells us: Let us therefore come boldly unto the throne of grace, that we may obtain mercy, and find grace to help in time of need.

Psalm 42:11: Why art thou cast down, O my soul? and why art thou disquieted within me? hope thou in God: for I shall yet praise him, who is the health of my countenance, and my God.

Always

There will always be a reason to praise God. Just remember His attributes, His tremendous achievements, His infinite mercy and love, there is nothing that inhibits us to give Him exaltation.

Ephesians 5:20: Giving thanks always for all things unto God and the Father in the name of our Lord Jesus Christ.

At all times

As the praise should be from morning to night, all day, while living, continually and forever, no time other than to praise the Lord. Therefore, the praise has to be at all times.

Psalm 34:1: I will bless the LORD at all times: his praise shall continually be in my mouth.

Psalm 119:62: At midnight I will rise to give thanks unto thee because of thy righteous judgments.

Blessings for everybody.

¿Cuándo Debemos Alabar a Dios?

De la Mañana a la Noche

Hay personas que, cuando escuchan cada mañana la alarma de su despertador, quisieran permanecer dormidos en lugar de levantarse. Esas personas se levantan quejándose porque el tiempo de sueño no fue suficiente, porque tienen que ir a su pesado trabajo a aguantar a un jefe más gruñón que ellos mismos y de esa manera salen de su casa. En el camino a su trabajo, continúan con su queja de que el tráfico está pesado, se pelean y maldicen a los choferes que le cruzan o se interponen en su camino y llegan a su trabajo con una mala actitud. De esta misma manera pasan sus horas de trabajo y regresan a su casa con las mismas quejas, las cuales, al final del día son pasadas a la familia. Sin embargo, aquellas personas que empiezan a alabar al Señor desde el primer momento que abren sus ojos y no terminan de hacerlo sino hasta la hora de dormirse, pasan su día llenas del gozo de Dios.

Salmo 113:3: Desde el nacimiento del sol y hasta donde se pone, sea alabado el nombre de Jehová.

Todo el Día

Si debemos alabar desde que salga el sol hasta el ocaso, eso significa que todo el día nuestra boca debe de estar llena de alabanza hasta que el alabar se convierta en nuestro estilo de vida.

Salmo 71:8: Esté llena mi boca de tu alabanza, de tu gloria todo el día.

Mientras Vivamos

Mientras podamos respirar, debemos de alabar a Dios y cuando Él nos lleve a su morada, continuaremos alabándole por la eternidad. Tener vida es un motivo para alabar a Dios; pero tener la certeza de que, al abandonar este mundo disfrutaremos de la presencia del Señor para siempre, es una razón mayor para exaltar Su santo nombre.

Salmo 146:2: Alabaré a Jehová en mi vida; a mi Dios cantaré salmos mientras viva.

Continuamente

La alabanza a Dios no debe parar, debe ser continua, inagotable, perenne, permanente, fecunda, inextinguible y abundante.

Salmo 34:1: Bendeciré a Jehová en todo tiempo; su alabanza estará siempre en mi boca.

Cuando Estemos Abatidos

La mejor manera de vencer la depresión es alabar a Dios. En los momentos de las pruebas más difíciles, la alabanza nos ayuda a salir adelante porque nos olvidamos de nuestras circunstancias y nos enfocamos en nuestro Hacedor, quien nos dará soporte y ayuda, como nos dice Hebreos 4:16: Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Salmo 42:11: ¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera a Dios, porque aún le he de alabar. ¡Él es la salvación de mi ser, y mi Dios!

Siempre

Siempre habrá un motivo para alabar a Dios. Con solo recordar sus atributos, sus maravillosas hazañas, su infinita misericordia y su amor, no hay nada que nos inhiba de darle exaltación.

Efesios 5:20: Dando gracias siempre por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

En Todo Tiempo

Como la alabanza debe ser de la mañana a la noche, todo el día, mientras vivamos, continuamente y siempre, no habrá momento que no sea para exaltar al Señor. Por eso, la alabanza ha de ser en todo tiempo.

Salmo 34:1: Bendeciré a Jehová en todo tiempo; Su alabanza estará de continuo en mi boca.

Salmo 119:62: A medianoche me levanto para alabarte por Tus justos juicios.

Bendiciones para todos.