El Tesoro más Fino del Mundo

Y él dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan.

Lucas 11:28

La mayor bienaventuranza es escuchar la Palabra de Dios y obedecerla. Todo lo que Dios nos dice, aun cuando nos parezca ilógico o no nos guste, siempre será lo mejor y nada nos conviene más que seguir Sus instrucciones al pie de la letra. La Palabra de  Dios nunca fallará.

Las palabras que Dios habla son el tesoro más fino que podemos encontrar. Dios siempre dice verdad y Su Palabra es verdad. Cuando recibamos cualquier palabra de parte de Dios, tomemos en cuenta su infinito valor. Leemos en Salmos 12:6: Las palabras de Jehová son palabras limpias, como plata refinada en horno de tierra, purificada siete veces.

Dios creó los cielos y la tierra, todo lo que existe es Su obra, y lo hizo por medio de Su Palabra. Por lo tanto, debemos de saber el inmenso poder emanado de las palabras que dice Dios, lo cual nos garantiza que todo lo que nos ha prometido lo cumplirá conforme a Su tiempo perfecto.

Pero más importante que el cumplimiento de las promesas de Dios es respetar totalmente Sus estatutos, Sus ordenanzas, Sus mandamientos y cumplir al pie de la letra todas Sus instrucciones. Cuando Jesús llama bienaventurado al que oye y guarda la Palabra de Dios nos recuerda que ninguna de Sus leyes es arbitraria. El amor y la bondad de nuestro Padre Celestial no tienen límites y Él no ordenaría absolutamente nada que nos perjudique.

Por lo tanto, prestemos oídos para escuchar la Santa Palabra del Señor y no dudemos nunca de guardarla y respetarla todo el tiempo. Si lo hacemos así, saldremos beneficiados como le dijo el propio Dios a Josué: Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

No dudes nunca en obedecer al pie de la letra la Palabra de Dios porque todo lo que Él ha dicho ha sido diseñado con el fin de beneficiarnos. Ciertamente, las cosas que Él dice que dejemos de hacer nos podrían meter en serios problemas si lo hacemos. Por ejemplo, dentro de los 10 Mandamientos hay algunos que son también delitos en la leyes humanas, entre ellos el de no matar. Si desobedecemos ese mandamiento, no solo pecaremos contra Dios, sino que iremos a la cárcel por asesinato y, en el peor de los casos, en algunos países y bajo ciertas circunstancias, podríamos ser condenados a muerte.

También en la Palabra de Dios hay ciertas ordenanzas sobre lo que se debe comer y lo que no se debe comer. Muchos podrán decir que eso era solo para el pueblo de Israel y bajo el viejo pacto; pero que ahora estamos bajo la gracia y eso está anulado. Pero la propia ciencia humana ha podido comprobar que eliminar ciertos alimentos como los que la Biblia indicaba no comer es bueno para la salud. No dudemos nunca en guardar con alegría la Palabra de Dios. Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s