División Familiar por Causa de Jesús

¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra? Os digo: No, sino disensión. Porque de aquí en adelante, cinco en una familia estarán divididos, tres contra dos, y dos contra tres. Estará dividido el padre contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra.

Lucas 12:51-53

Las familias se dividirán por causa de Jesús, eso lo profetizó el mismo Señor. Hoy lo podemos ver muy claramente: unos miembros de la familia creen en Él, mientras que otros se aferran a tradiciones humanas, buscan alternativas espirituales equivocadas o simplemente no creen en nada.

La Palabra de Dios es Verdad absoluta, lo cual hace que toda opinión distinta se convierta en falsa. Sin embargo, Dios no nos obliga a creer Su Verdad porque nos ha dado una libertad para decidir creerle o no. La mayoría de la gente, especialmente en la época en la cual vivimos, se aferra a su verdad relativa y, algunos llegan incluso a desafiar a Dios mismo y a cuestionar incluso Su existencia.

Por otro lado, existe un abanico de creencias basadas en filosofías humanas, las cuales tienen cada una su propia cuota de seguidores, tanto en lo político, como en lo deportivo y en lo religioso. Por eso es común ver que el padre sea conservador, la madre moderada y el hijo liberal. O que cada miembro de la familia sea fanático de diferentes equipos deportivos. En lo religioso sucede lo mismo, unos se aferran a las tradiciones y otros han conocido la Verdad a través de un encuentro personal con Jesucristo.

No sé cual sea tu caso, pero cuando me convertí a Jesucristo, toda mi familia y mis amigos se me fueron en contra. Muchos me veían como un anormal porque había abandonado las creencias tradicionales que me habían enseñado desde la niñez. Fue un proceso muy duro al principio porque la presión familiar y social era muy fuerte. Sin embargo, yo perseveré en mi fe y poco a poco, el muro de rechazo fue cayendo.

Algo muy curioso pasaba cuando alguien de quienes se burlaban de mí por ser cristiano tenía algún tipo de problema, pues me llamaban para que orara por ellos. Yo lo hacía con mucho gusto. Pero cuando me decían que mis oraciones Dios las escuchaba, yo les decía que ellos tenían la misma oportunidad de acercarse a Dios con confianza y que, si me lo permitían les podía decir cómo hacerlo. Con el tiempo, la mayoría de mis amigos y los miembros de mi familia han aceptado a Jesús como su Señor y Salvador y eso me da la tranquilidad de que mis seres queridos y yo nos volveremos a ver las caras en la eternidad.

Si estás pasando por un tiempo de rechazo familiar por tu conversión a Jesucristo, no permitas que tu fe flaquee por ello. Mantente firme en el conocimiento de la Verdad y ora constantemente por quienes permanecen en la oscuridad de las tradiciones humanas. No contiendan con ellos y ayúdalos en sus necesidades espirituales, ya que no eres tú sino el propio Dios a través del Espíritu Santo quien les dará convicción de pecado y los conducirá al arrepentimiento. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s