Tres Preguntas del Señor

¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?

Lucas 18:7-8

Jesús formula tres preguntas en Lucas 18:7-8, la primera pregunta dice: ¿y acaso Dios no hará justicia a Sus escogidos, que claman a Él día y noche? Ante esta pregunta, primero debemos darnos cuenta de que hemos sido escogidos por Dios desde el vientre de nuestra madre, que ya estamos incluidos en esa lista porque nuestros nombres están inscritos en el Libro de la Vida.

Ahora bien, ¿clamamos a Dios de día y de noche? Si la respuesta es sí, el Señor contesta en el versículo 8 que Dios no tardará en hacernos justicia. Por lo tanto, nuestra oración constante, nuestro clamor llegará hasta los oídos de Dios quien tiene toda la voluntad de responder a nuestro favor. La segunda pregunta dice ¿se tardará en responderles? Ya explicamos anteriormente que Jesús respondió a esta pregunta diciendo que Dios pronto hará justicia.

La tercera pregunta dice: ¿hallará fe en la tierra? No se trata de que no hayamos sido escuchados por Dios, no se trata de que Dios no oiga nuestro clamor, no se trata de que Dios está tardando en respondernos, se trata simplemente de que cuando viene la respuesta de Dios, nuestra fe ha desaparecido.

Hay que recordar que la fe es para Dios como la gasolina para un automóvil. Nuestra fe es lo que hace mover a Dios a nuestro favor. Podemos pasar las 24 horas del día clamando a Dios por nuestras necesidades; pero si no creemos que Él será capaz de respondernos, nada pasará. Sin fe es imposible agradar a Dios, sin fe es imposible lograr que las cosas sucedan, hay que creer para poder ver porque debemos caminar por fe y no por vista. Nunca debemos desmayar en la oración, pero más importante que eso es no desmayar en la fe.

Si hoy estás pasando por una situación difícil, no te canses de clamarle a Dios por Su justicia. Puedes estar seguro o segura de que la respuesta de Dios va a llegar a tiempo. No te desesperes ni permitas que la duda te haga flaquear. Si ya diste el paso de fe de aceptar el regalo de Salvación, ya eres un hijo o una hija de Dios. Por lo tanto, tu nombre está escrito en el Libro de la Vida y te encuentras entre los escogidos. Y si estás entre los escogidos, tu Padre Celestial te hará justicia pronto.

Cuando Dios dice pronto es pronto; pero sus tiempos no son los nuestros. Para Dios un día pueden ser mil años y mil años pueden ser un día. Si la contabilidad del tiempo de los humanos te resulta larga cuando esperas la promesa de Dios, en lugar de quejarte por la demora, analiza el tamaño de tu fe. Lo único que puede detener o posponer el cumplimiento de las promesas de Dios es nuestra falta de fe. Por eso, acompaña cada oración, cada clamor al Padre con tu fe y Él te responderá. Dios te bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s