Tres Cosas Necesarias en Nuestra Relación con Dios

El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende. Gustad, y ved que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confía en él. Temed a Jehová, vosotros sus santos, pues nada falta a los que le temen. Los leoncillos necesitan, y tienen hambre; pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien.

Salmos 34:7-10

David nos indica tres cosas que deben de estar presentes en nuestra relación con nuestro Creador: temor de Dios, confianza en Él y buscar Su presencia. La Biblia dice que David fue un hombre conforme al corazón de Dios, por lo tanto, las observaciones de David indican cómo él actuaba en su relación con Dios, la cual complacía al Altísimo. Es pues importante tomar en cuenta y emular lo que David hacía con Dios para alinearnos a Su corazón. David dice que el Ángel de Jehová va a acampar alrededor de los que temen a Dios y que les dará defensa y protección. También nos dice que es bueno confiar en el Señor porque el hombre que lo hace así es dichoso. Sobre el temor de Dios, David también dice que, junto con la búsqueda de Su presencia, nos garantiza que no careceremos de nada.

Las Sagradas Escrituras indican lo siguiente sobre el temor de Dios: Es la confianza (Job 4:6); es el principio de la sabiduría (Salmo 111:10); es aborrecer el mal (Proverbios 8:13); aumentará los días (Proverbios 10:27); es manantial de vida (Proverbios 14:27); es enseñanza de sabiduría (Proverbios 15:33); hace que los hombres se aparten del mal (Proverbios16:6); es para la vida (Proverbios 19:23); su remuneración son riqueza, honra y vida (Proverbios 22:4); será tu tesoro (Isaías 33:6); y perfecciona la santidad (2 Corintios 7:1).

Sobre la confianza en Dios, la Biblia dice lo siguiente: es guardar sus mandamientos (Salmo 78:7); es nuestra fortaleza, escudo y salvación (2 Samuel 22:3); es nuestra roca, castillo y libertador (Salmo 18:2); es nuestra esperanza (Salmo 91:2); Dios guarda misericordia y juicio (Oseas 12:6); somos bienaventurados (Salmo 40:4); Dios es nuestro refugio (Salmo 94:22); Dios preserva nuestros pies de estar presos (Proverbios 3:23); somos benditos (Jeremías 17:7); y Dios nos libra (Jeremías 39:18).

Buscamos la presencia de Dios: para encomendar nuestra causa a Él (Job 5:8); porque anhelamos encontrarnos con Él (Salmo 6:31); para habitar en Su casa (Salmo 27:4); para ver Su rostro (Salmo 27:8); y para implorar Su favor (Zacarías 8:22).

Debemos de tener muy en cuenta que nosotros seremos los más beneficiados por buscar tener intimidad con Dios. Recordemos que Dios sin nosotros seguirá siendo Dios; pero nosotros sin Él no somos nada. Cuando nos damos cuenta de que una buena relación con Dios es algo vital y fundamental para cada ser humano, dejaremos de ver como un fastidio dedicarle un tiempo del día a quien nos amó de tal manera que dio a Su Hijo para que muriera en una cruz a fin de darnos opción de ser salvos. No irrespetemos a Dios, sino tengamos para Él un temor reverente y seremos sabios. Confiemos en Él por Su fidelidad y busquemos Su presencia como algo imprescindible. Dios te bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s