La Esencia de Jesús

Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos.

Hebreos 1:1-4

Dios ha hablado por medio de Su Hijo. Estos primeros cuatro versos de la Carta a los Hebreos son una presentación de la esencia misma de Jesús. Hoy en día, muchas personas aún no entienden quién es Jesucristo. Y no estoy hablando de los ateos o los creyentes de otras religiones. Me refiero a personas que han leído o tienen una Biblia en su casa, personas que se congregan en iglesias en donde se habla de Cristo; pero que desconocen a la persona de quien se habla allí. Estos primeros versos de Hebreos dicen que Jesús es el heredero de todo y por quien Dios hizo el universo, dicen también que Él es el resplandor de la gloria de Dios, y la imagen misma de Su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la Palabra de Su poder. Todos estos atributos de la persona de Jesús indican claramente Su deidad, hecho tanto superior a los ángeles, cuando heredó más excelente nombre que ellos.

No hay duda en estos versos de que Jesús es la misma encarnación de Dios en la tierra. Por lo tanto, si meditamos por un momento sobre la naturaleza de Dios, podríamos asimilar también la grandeza de Jesús, Emmanuel, Dios con nosotros. Pero ahí no acaba todo, ¿qué vino a hacer Jesús, el mismo Dios hecho en forma de hombre, a esta tierra? El verso 3 lo explica claramente: vino a realizar la purificación de nuestros pecados por medio de Sí mismo. Jesús, por Sí mismo, no necesitaba venir a la tierra para nada, Él ya conocía la tierra porque había sido el artífice de su creación. Él vino a hacer algo que ningún hombre ni ninguna mujer de esta tierra pudo, puede o podrá hacer: quitar los pecados del mundo.

Jesús vino a restaurar nuestra relación con Dios, a enmendar lo que el pecado de nuestros primeros padres ocasionó. Él vino a salvarnos, a liberarnos, a romper nuestras cadenas. Nadie ni nada puede suplantar a Jesús, cuyo nombre es más excelente que todo nombre. Jesús es el único camino para llegar a Dios, no existe ningún otro. El mundo dice que todos los caminos conducen a Roma y quizás, literalmente eso sea cierto; pero las Sagradas Escrituras dicen que hay un solo camino que conduce a Dios, hay un solo camino que nos lleva a la vida eterna y ese camino tiene un solo nombre, el nombre que es sobre todo nombre: Jesús, el Cristo, el Mesías, el Ungido.

Tener un encuentro personal con Jesucristo es nuestra visa a la eternidad con Dios. Él fue inmolado por ti y por mí. Nadie le quitó la vida, Él la ofreció voluntariamente a fin de que tú y yo tuviésemos opción de no pagar por nuestras propias culpas. Demos honra a quien nos ha salvado y hagámoslo Señor de nuestras vidas. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s