La Mejor Demostración del Amor de Dios

En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

1 Juan 4:9-10

Mucho se ha escrito sobre el amor. La literatura y el cine están repletos de historias de amor desinteresado, desde Romeo y Julieta hasta los personajes ficticios de Jack y Rose en la película Titanic dirigida por James Cameron en 1997. Sin embargo, ninguna de esas hermosas historias de amor se puede comparar con la historia de amor de Dios hacia nosotros.

Mi país natal ha dado excelentes compositores. En la actualidad, sin duda que Juan Luis Guerra es el más conocido internacionalmente por la gran calidad de su trabajo musical. Sin embargo, la mejor canción de todos los tiempos escrita por un dominicano es sin duda “Por amor” de Rafael Solano, la cual se estrenó en noviembre de 1968. Numerosos afamados cantantes, entre ellos Plácido Domingo, Marco Antonio Muñiz, Vicky Carr, Gloria Estefan y Jon Secada han grabado esta canción, la que también ha sido traducida a varios idiomas.

Hay varios versos de esta canción popular que hablan del amor de Dios. El primero de ellos dice: “Por amor se han creado los hombres en la faz de la Tierra.” Otra parte de la canción dice: “Por amor fue una vez al calvario con una cruz a cuesta aquel que también por amor entregó el alma entera.” Al respecto, Juan 3:16 nos dice: Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

El amor de Dios es incondicional y su principal característica es la entrega. No existe un amor mayor que éste, tal como le dijo el propio Jesús a Sus discípulos en Juan 15:13: Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. Si nos sobrecogimos cuando vimos en la pantalla a Jack sacrificar su vida para que Rose se salvara en Titanic, ese gesto es nada comparado con lo que hizo Jesucristo, el Hijo de Dios en la cruz del calvario por ti y por mí.

Habrá quien diga que ama a Dios, que se esfuerza por ser una buena persona y cumplir con lo que piensa es la voluntad de nuestro Padre que está en los cielos. Sin embargo, nuestra propia naturaleza pecaminosa nos lleva constantemente a fallarle al Dios que pretendemos amar. Cada pecado es una traición al Dios amado, al cual estamos siendo infieles con nuestros actos. Entonces, nadie puede sentirse seguro de que ama a Dios cuando nuestro adulterio espiritual dice lo contrario.

Dios ciertamente nos ama, de tal manera que ha sacrificado Su Hijo por cada uno de nosotros. Jesús fue entregado a sufrir la peor de las muertes para darnos oportunidad de ser perdonados por todos nuestros pecados y todo eso fue, por Su gran amor. Lo único que podemos hacer para agradar esa gran demostración de amor es arrepentirnos de nuestros pecados y hacer de Jesús nuestro Señor. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s