Lo que Dios Dijo, lo Hará

Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?

Números 23:19

Dios siempre hará exactamente lo que dijo que haría. Muchas veces nos desesperamos ante las promesas de Dios porque juzgamos Su tiempo conforme al nuestro. Sin embargo, los tiempos del Señor son diferentes de los nuestros, tal como está escrito en 2 Pedro 3:8: Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. Así que debemos de tener paciencia y esperar el tiempo de Dios para ver el cumplimiento de Su promesas.

Dice 2 Corintios 1:20: porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios. Esto quiere decir que tenemos una garantía por escrito de que absolutamente todo lo prometido por nuestro Padre Celestial se va a cumplir en Su tiempo perfecto, ni un minuto antes ni un minuto después, todo llegará justo a tiempo para Su gloria.

La Biblia describe cientos de promesas de parte de Dios para Su pueblo, para Sus hijos y para la iglesia. Absolutamente cada una de ellas se va a cumplir para dar validez a lo que está escrito. Debo poner en contexto lo que dice Números 23:19 y de boca de quien salió esa expresión. La persona que pronunció las palabras de este versículo fue Balaam, un falso profeta, del cual dice el Nuevo Testamento que amó el premio de la maldad (2 Pedro 2:15), anduvo en el error (Judas 1:11) y enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación (Apocalipsis 2:14).

Sin embargo, las palabras de Números 23:19 están validadas en la Escritura a pesar de haber sido pronunciadas por un falso profeta como Balaam. De ninguna manera Dios es mentiroso y Su santidad no requiere de arrepentimiento alguno como nosotros. Y como vimos en 2 Corintios 1:20, Él hará y ejecutará todas y cada una de Sus promesas que están contenidas en la Biblia.

Veamos algunas de las promesas bíblicas comprendidas en el mensaje a las siete iglesias de Asia. El Señor promete lo siguiente: le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios (Apocalipsis 2:7); no sufrirá daño de la segunda muerte (Apocalipsis 2:11); daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe (Apocalipsis 2:17); yo le daré autoridad sobre las naciones (Apocalipsis 2:26); será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles (Apocalipsis 3:5); yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí (Apocalipsis 3:12); le daré que se siente conmigo en mi trono (Apocalipsis 3:21).

Todas estas promesas son en Dios sí y amén y le serán dadas al que venciere, al que persevere hasta el fin. El Señor repite tres veces en el libro de Apocalipsis “Vengo pronto” y cada vez lo acompaña con una hermosa promesa o un consejo sabio (Ver Apocalipsis 3:11, 22:7 y 22:12). Esperemos confiadamente Su llegada, la cual está cada día más cercana porque así como Él lo dijo, así sucederá. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s