La Inutilidad de Resistirse Ante Dios

Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? Porque ¿quién ha resistido a su voluntad? Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así? ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?

Romanos 9:19-21

Creo a todos nos ha pasado alguna vez en nuestra vida que nos hemos enojado con Dios. Para algunos es porque no han recibido lo que esperaban, otros porque han perdido a un ser querido y unos más que no está conformes con lo que tienen. En cada caso, es tan común escuchar el reclamo hacia a Dios de por qué ocurrió ese evento que no nos gusta o nos lastima.

Tengo un vecino quien dice ser agnóstico para referirse que no cree en Dios. Siempre le estoy hablando sobre la Palabra de Dios a pesar de su rechazo sistemático. Una vez lo visitaba su suegra y estuvimos compartiendo un rato en su casa y el tema de Dios fue inevitable. Entonces su suegra resultó ser más atea que el yerno y cuestionó Su existencia porque ella había perdido a su esposo y dos hijos y no vio a Dios por ningún lado cuando murieron sus seres queridos.

Como este caso he conocido muchos en los cuales las personas involucradas se preguntan ¿dónde estaba Dios cuando perdí a mi padre, mi madre o mi hijo? ¿Dónde estaba Dios cuando perdí mi empleo o tuve el accidente? Dios no estaba ausente cuando pasaron cada una de estas cosas. Y de la misma manera que preguntamos por qué ocurrieron, muchas veces nuestro Padre Celestial no tuvo nada que ver con lo que ha pasado. Las otras veces Él permite que sucedan las cosas para ser glorificado trayendo la solución a tiempo.

Dios ciertamente está esperando con ansias que nos acerquemos a Él. Muchos de nosotros pasamos años corriendo de Él, quien continúa haciendo Su trabajo para acercarnos. Muy pocos vuelven sus ojos hacia Dios en tiempos de bonanza. Por eso es que mucha gente pasa por tribulaciones antes de rendir su vida al Señor. Pero de todos modos, el plan que Dios tiene para cada vida se va a cumplir tarde o temprano.

Tengo un amigo que dice que Dios te busca y te va a tener de todos modos y que nos toca escoger como queremos encontrarnos con Él, lo cual es similar a tener un encuentro con el dentista con anestesia o sin anestesia. Lo que quiere decir es que nos toca aceptar a Dios con pruebas o sin ellas. En conclusión, de nada nos sirve resistirnos a nuestro Padre porque Su voluntad en nuestras vidas se cumplirá de todos modos. Creo que lo mejor que podamos hacer con Él es comportarnos de una manera flojita y cooperante.

Escrito está: He aquí,  yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo (Apocalipsis 3:20). Él te busca hoy para tener un encuentro personal contigo porque Su plan es salvarte de la esclavitud del pecado. Es inútil que te resistas y, además, el mayor beneficiado de todo esto serás tú. Dios sin ti continuará siendo Dios; pero tú sin Él estarás irremediablemente perdido. La buena noticia es que Él no desea tu mal sino tu bienestar eterno. En lugar de enojarte con Él, acepta gustosamente Su llamado. Dios te bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s