Abriendo Camino Donde no Hay

Así dice Jehová, el que abre camino en el mar, y senda en las aguas impetuosas.

Isaías 43:16

Dios puede abrir camino donde no existe nada. Él es capaz de secar los ríos: El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates; y el agua de éste se secó,  para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente (Apocalipsis 16:12). E incluso abrir las aguas para hacer caminos, como lo hizo con Su pueblo de Israel a través del Mar Rojo (Éxodo 14:21-22) y el Río Jordán (Josué 3:14-16). No importa lo difícil que parezca, Dios lo va a hacer siempre para que se cumplan Sus propósitos.

Después de todo, Él es Dios y está entre Sus atributos, Él es todopoderoso porque todo lo puede, incluso lo que parece imposible. Sólo basta creerle a Él para que lo imposible se vuelva posible. Ya lo dijo nuestro Señor en Mateo 17:20: Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.

La Palabra de Dios dice varias veces que el justo por su fe vivirá (Habacuc 2:4, Romanos 1:17, Hebreos 10:38). Eso es porque por fe andamos, no por vista (2 Corintios 5:7). Andar por los caminos que el Señor nos señale con los ojos de la fe nos hace posible ver hechas realidades las promesas contenidas en su Palabra: a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas (Hebreo 6:12).

Dios espera que confiemos en Él y se complace en que así lo hagamos; pero no se siente complacido con nuestra falta de fe, como dice Hebreos 11:6: Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. La fe es la llave que abre la mano de Dios. Él tiene el poder para hacer cualquier cosa sin necesidad de nada de parte nuestra. Sin embargo, solo veremos conforme al tamaño de nuestra fe.

El capítulo 11 de la carta a los Hebreos describe el camino de fe de muchos hombres y mujeres quienes vivieron sus vidas abriendo caminos donde no hay guiados por la mano de Dios. Desde Abel hasta Pablo, la Biblia describe el caminar en la fe de todos ellos. Sé que al presente mucha gente ve esas historias como algo distante, imposible de alcanzar en la actualidad. Pero yo te puedo decir que eso forma parte de mi vida diaria.

Es probable que tú que escuchas o lees este mensaje me digas: Está bien, Tony, para ti es muy fácil hablar de caminar en fe porque tú no tienes los problemas que yo tengo. Bueno, puedes que tengas razón, yo no tengo tus problemas porque yo tengo los míos propios, los cuales podrían ser quizás tan  grandes o mayores que los tuyos. Y porque he visto a mi Padre Celestial abriendo camino donde no lo hay en mi propia vida, te puedo decir que ciertamente Él está dispuesto a obrar en tu vida de forma milagrosa. Lo único que Él espera es que tú creas que lo hará. Su poder no tiene límite. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s