Preparando el Viaje, Abriendo Camino

Subirá el que abre caminos delante de ellos; abrirán camino y pasarán la puerta, y saldrán por ella; y su rey pasará delante de ellos, y a la cabeza de ellos Jehová.

Miqueas 2:13

Antes de partir, el viajero se traza un plan para el camino. Cuando se prepara el camino para otros muchos que seguirán luego la misma ruta, alguien irá a la vanguardia abriendo caminos. La responsabilidad de quien marcha al frente es muy grande porque le toca recibir primero los peligros y las adversidades del camino. Por lo tanto, debe de estar dispuesto a soportar las pruebas y las situaciones difíciles a fin de facilitarles a los demás un viaje menos peligroso y más seguro.

Algunas veces, el caminante de vanguardia recibe como pago la incomprensión y el rechazo mismo de aquellos por quienes está abriendo caminos. Pero eso es parte de su misión, la cual implica el sacrificio de ser líder y pionero. Si el líder entiende que quien va a la cabeza delante de él es el Señor, podrá soportar mejor todas las situaciones de rechazo, hostilidad, temor y peligro. No podemos perder nunca de vista que nuestro general de cinco estrellas es el propio Dios.

Pablo entendió muy claro eso y le pidió a Dios que le abriera camino: rogando que de alguna manera tenga al fin, por la voluntad de Dios, un próspero viaje para ir a vosotros (Romanos 1:10). Nosotros debemos de hacer exactamente lo mismo si queremos transitar seguros por los caminos que nos toque andar. Antes de emprender cualquier viaje, el mejor preparativo que podemos hacer es ponerlo en las manos del Señor. La oración es el mejor medio de prepararnos para el camino que tenemos por delante.

En cuanto al abrir camino para otros, te puedo decir, por mi experiencia personal, que me ha tocado varias veces en mi vida. Como muchos otros, fui el primero en mi familia que tomó el camino de emigrar de su país hacia territorio de los Estados Unidos. Y, como muchos otros, a mí también me tocó pagar el precio de llegar a un país extraño, sin tener a los míos cerca y luchando con el fin de regularizar mi situación migratoria.

Finalmente yo logré encaminarme en mi nuevo país y me involucré en el proceso de traer al resto de mi familia. No siempre recibí el agradecimiento como recompensa por abrirle el camino. Al contrario, hubo casos en que mi esfuerzo no fue apreciado en lo absoluto; pero eso no es lo importante. Ciertamente yo hice mi mayor esfuerzo por el bienestar de los míos porque era mi deber, no porque esperara a cambio un reconocimiento.

En lo espiritual, muchas veces también nos toca abrirles camino a otros, en especial a los miembros de nuestra familia. Si te ha tocado ser el primero en tu familia en conocer la Verdad que te hace libre, es probable que hayas sentido al inicio el rechazo de muchos de los que te rodean. Que eso no te impida continuar hacia adelante en tu caminar con Dios, al contrario, continúa caminando en fe y orando en todo momento por ellos. Esa oración no caerá en el vacío. Recuerda que el Señor anhela la salvación de todos, por lo tanto, una oración como esta va conforme a Su voluntad y será respondida. Dios te bendiga.

Anuncios

Seed by the Wayside

And as he sowed, some seed fell by the wayside; and the birds came and devoured them.

Matthew 13:4

In the Gospels of Matthew, Mark and Luke, Jesus teaches the familiar parable of the sower whose seed fell in different places: by the wayside, on rocky ground, among thorns and good soil. Let’s talk a little about the seed that fell on the road, as they say Matthew 13:4, Mark 4:4 and Luke 8:5. Jesus himself told his disciples the meaning of this parable, which is in the same gospels mentioned above.

Personally, I like this explanation seed fall by the wayside:  Those along the traveled road are the people who have heard; then the devil comes and carries away the message out of their hearts, that they may not believe (acknowledge Me as their Savior and devote themselves to Me) and be saved [here and hereafter] [Luke 8:12 (AMP)].

Perhaps you, friend who hear or read this message, you have been for many years as the seed that fell by the wayside, which was eaten by birds before it germinates and produces fruit. I confess that I was one of those for most of my life. Many people, in various cities and countries sowed in me the seed of the Word of God, while I was just a dirt road hardened incapable of receiving the good seed saving.

I resisted for years to receive the good news of salvation using as excuses religious traditions, scientific insights, shame, lack of time, etc. I not really recognized that the bird which ate the seed trying to sow in my heart had a name: Satan, devil, demon or whatever you prefer to call him. If he stole my seed for many years, it is possible that he is also doing the same to you at this time.

Now I want to tell the good news: you do not feel fear at the name of that enemy that you just identified as the thief of your seed. You may think: God, what enemy I have. Fear not, I present what the Scripture says about it:  By this you know the Spirit of God: Every spirit that confesses that Jesus Christ has come in the flesh is of God, and every spirit that does not confess that Jesus Christ has come in the flesh is not of God. And this is the spirit of the Antichrist, which you have heard was coming, and is now already in the world. You are of God, little children, and have overcome them, because He who is in you is greater than he who is in the world (1 John 4: 2-4).

God’s desire is that any should not perish but that every human being reaches the salvation of his or her soul. Today He is knocking at the door of your heart. No matter that for years you have fled to this call because the enemy has been stealing the Word. Today God has done for you to break your chains. Listens and accepts the Word and stop being like the seed that fell by the wayside. God bless you.

La Semilla Junto al Camino

Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron.

Mateo 13:4

En los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas, Jesús enseña la conocida parábola del sembrador cuya semilla caía en diferentes lugares: junto al camino, en un pedregal, entre espinos y en buena tierra. Vamos a hablar un poco de esa semilla que cayó sobre el camino, como dicen Mateo 13:4, Marcos 4:4 y Lucas 8:5. El propio Jesús les explicó a sus discípulos el significado de esta parábola, el cual se encuentra en los mismos evangelios mencionados anteriormente.

Personalmente, me gusta esta explicación sobre la semilla caída junto al camino: El camino de tierra endurecida en que cayeron algunas semillas representa el corazón de los hombres que escuchan el mensaje de Dios, pero luego viene el diablo y se lleva el mensaje para que la gente no crea ni se salve [Lucas 8:12 (BAD)].

Quizás tú mismo, amigo o amiga que escuchas o lees este mensaje, has sido por muchos años como esa semilla que cayó junto al camino, la cual fue comida por las aves antes de que germinara y produjera fruto. Te confieso que yo fui uno de esos durante la mayor parte de mi vida. Muchas personas, en varias ciudades y países sembraron en mí la semilla de la Palabra de Dios, mientras yo era sólo un camino de tierra endurecida incapaz de recibir esa buena semilla salvadora.

Me resistí durante años a recibir las buenas nuevas de salvación tomando como excusas tradiciones religiosas, perspicacias científicas, vergüenza, falta de tiempo, etc. La verdad que no reconocía que esa ave que se comía la semilla que intentaban sembrar en mi corazón tenía nombre: Satanás, diablo, demonio o como prefieras llamarlo. Si a mí me robó la semilla por muchos años, es posible que lo esté también haciendo contigo en este momento.

Ahora te quiero decir las buenas noticias: no sientas temor ante el nombre de ese enemigo a quien acabas de identificar como el ladrón de tu semilla. Es posible que pienses: Vaya enemigo que tengo. No temas, te presento lo que dice la Escritura al respecto: En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo. Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo (1 Juan 4:2-4).

El deseo de Dios es que nadie se pierda sino que cada ser humano alcance la salvación de su alma. Hoy Él está tocando a la puerta de tu corazón. No importa que por años haya huido a este llamado porque el enemigo te robara la Palabra. Este día lo ha hecho Dios para que rompas tus cadenas. Escucha y acepta la Palabra y dejarás de ser como la semilla que cayó junto al camino. Dios te bendiga.

Opening the Way Where There is None

Thus says the Lord, who makes a way in the sea and a path through the mighty waters.

Isaiah 43:16

God can open road where nothing exists. He is able to dry rivers: Then the sixth angel poured out his bowl on the great river Euphrates, and its water was dried up, so that the way of the kings from the east might be prepared (Revelation 16:12). And even open waters to roads, as it did with His people of Israel through the Red Sea (Exodus 14:21-22) and the Jordan River (Joshua 3:14-16). No matter how difficult it may seem, God will always do for His purposes.

After all, He is God and among his attributes, He is almighty because He can do everything, even what seems impossible. Just simply believe Him for the impossible becomes possible. And what our Lord said in Matthew 17:20: So Jesus said to them, “Because of your unbelief; for assuredly, I say to you, if you have faith as a mustard seed, you will say to this mountain, ‘Move from here to there,’ and it will move; and nothing will be impossible for you”.

God’s Word says several times that the right shall live by faith (Habakkuk 2:4, Romans 1:17, Hebrews 10:38). That’s because For we walk by faith, not by sight (2 Corinthians 5:7). Walking along the paths that the Lord takes us through the eyes of faith enables us to see made reality the promises contained in His Word: that you do not become sluggish, but imitate those who through faith and patience inherit the promises (Hebrews 6:12).

God expects us to trust him and is pleased when we do so; but he is not pleased with our lack of faith, as Hebrews 11:6 says: But without faith it is impossible to please Him, for he who comes to God must believe that He is, and that He is a rewarder of those who diligently seek Him. Faith is the key that opens the hand of God. He has the power to do anything without anything on our part. However, only we see according to the size of our faith.

Chapter 11 of the Letter to the Hebrews describes the journey of faith of many men and women who lived their lives by opening roads where there was nothing guided by the hand of God. From Abel to Paul, the Bible describes the walk in faith of all. I know that at present many people see these stories as something distant, unattainable at present. But I can tell you that this is part of my daily life.

It is likely that you who hear or read this message to tell me: Okay, Tony, for you is very easy to talk of walking in faith because you have no problems that I have. Well, you may be right; I have not your problems because I have my own, which could be perhaps as large as or larger than yours. And because I have seen my Heavenly Father opening the way where there is none in my own life, I can say that He certainly is willing to work in your life miraculously. The only thing He expects is that you believe He will. His power is limitless. God bless you.

Abriendo Camino Donde no Hay

Así dice Jehová, el que abre camino en el mar, y senda en las aguas impetuosas.

Isaías 43:16

Dios puede abrir camino donde no existe nada. Él es capaz de secar los ríos: El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates; y el agua de éste se secó,  para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente (Apocalipsis 16:12). E incluso abrir las aguas para hacer caminos, como lo hizo con Su pueblo de Israel a través del Mar Rojo (Éxodo 14:21-22) y el Río Jordán (Josué 3:14-16). No importa lo difícil que parezca, Dios lo va a hacer siempre para que se cumplan Sus propósitos.

Después de todo, Él es Dios y está entre Sus atributos, Él es todopoderoso porque todo lo puede, incluso lo que parece imposible. Sólo basta creerle a Él para que lo imposible se vuelva posible. Ya lo dijo nuestro Señor en Mateo 17:20: Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.

La Palabra de Dios dice varias veces que el justo por su fe vivirá (Habacuc 2:4, Romanos 1:17, Hebreos 10:38). Eso es porque por fe andamos, no por vista (2 Corintios 5:7). Andar por los caminos que el Señor nos señale con los ojos de la fe nos hace posible ver hechas realidades las promesas contenidas en su Palabra: a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas (Hebreo 6:12).

Dios espera que confiemos en Él y se complace en que así lo hagamos; pero no se siente complacido con nuestra falta de fe, como dice Hebreos 11:6: Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. La fe es la llave que abre la mano de Dios. Él tiene el poder para hacer cualquier cosa sin necesidad de nada de parte nuestra. Sin embargo, solo veremos conforme al tamaño de nuestra fe.

El capítulo 11 de la carta a los Hebreos describe el camino de fe de muchos hombres y mujeres quienes vivieron sus vidas abriendo caminos donde no hay guiados por la mano de Dios. Desde Abel hasta Pablo, la Biblia describe el caminar en la fe de todos ellos. Sé que al presente mucha gente ve esas historias como algo distante, imposible de alcanzar en la actualidad. Pero yo te puedo decir que eso forma parte de mi vida diaria.

Es probable que tú que escuchas o lees este mensaje me digas: Está bien, Tony, para ti es muy fácil hablar de caminar en fe porque tú no tienes los problemas que yo tengo. Bueno, puedes que tengas razón, yo no tengo tus problemas porque yo tengo los míos propios, los cuales podrían ser quizás tan  grandes o mayores que los tuyos. Y porque he visto a mi Padre Celestial abriendo camino donde no lo hay en mi propia vida, te puedo decir que ciertamente Él está dispuesto a obrar en tu vida de forma milagrosa. Lo único que Él espera es que tú creas que lo hará. Su poder no tiene límite. Dios te bendiga.

There is no Alternate Route Toward God

Jesus said to him, “I am the way, the truth, and the life. No one comes to the Father except through Me”.

John 14:6

There is a popular saying that all roads lead to Rome. In ancient times, when the Roman Empire was the dominant power, it was obvious that the center of it all was what came to be called the Eternal City. Today it can be that the gravitational center of world politics has shifted outside the Italian peninsula. Many say now that New York is the capital of the world. Both to go to Rome in ancient times or to go today to New York there are many paths. However, to go to God there is only one way and is called Jesus Christ.

Throughout history, mankind has used multiple paths trying to reach God. Some have made images to which worship, or honor. Others think the right way is to be a good person. Some more say God is in us and if we look within ourselves we reach God. In each of these cases, there is a whole set of philosophies and religious rites that most of the time are useless to achieve the objective of reaching God.

Since God himself has left written instructions relate to Him, it is much simpler to go to that primary source and follow the instructions. Fortunately, Scripture is not so difficult and complex for anyone not understand. The only impediment that limits us in understanding the Bible is that we exclude its divine author while reading. Returning to our topic today, John 14:6 explains by itself. When we combine these three words: way, truth and life, there is only one person who put them together in Himself, Jesus Christ. As he himself told us, Jesus of Nazareth is the only path that leads to a relationship with God. He is also the truth that sets us free. He’s also the plentiful and permanent life that God the Father designed for His maximum creation, man.

In my life as a scientist, I felt that something was missing in me; I felt that there were huge gaps in my being that could not be filled with what I was doing. My search ended when I had a personal encounter with Jesus and from that moment, my mind and my heart gave a radical change because I could find my way, I could be free from the doubt to know the truth and could experience the abundant life He came to give us.

Today I can safely say that the gospel is not a hypothesis, a theorem or a scientific theory that needs to be demonstrated to convince unbelievers. The gospel is the truth of the Son of the living God, who took our place on the cross to redeem us. The gospel is the knowledge that the same Jesus Christ crucified and humiliated, was also raised from the dead by the glory of God the Father. Therefore, the gospel does not need to be defended or demonstrated but proclaimed. In this relativistic world where everything depends on the reference scale, the gospel is an absolute truth and was demonstrated at the empty tomb of Jesus of Nazareth. God bless you.

No Existe Ruta Alterna Hacia Dios

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Juan 14:6

Hay un refrán popular que dice que todos los caminos conducen a Roma. En la antigüedad, cuando el Imperio Romano era el poder dominante, era obvio que el centro de todo era la que llegó a llamarse la Ciudad Eterna. Hoy día pueda que el centro gravitatorio de la política mundial se ha desplazado fuera de la península italiana. Muchos afirman ahora que New York es la capital del mundo. Tanto para ir a Roma en la antigüedad o para ir hoy a New York existen muchos caminos. Sin embargo, para ir hacia Dios solo existe un camino y se llama Jesucristo.

A través de la historia, la humanidad ha utilizado múltiples caminos para llegar a Dios. Algunos han hecho imágenes a las cuales adoran, veneran u honran. Otros piensan que el camino correcto es ser buena persona. Unos más afirman que Dios está en nosotros y que si miramos hacia dentro de uno mismo llegamos hasta Dios. En cada uno de esos casos, hay todo un conjunto de filosofías y ritos religiosos que la mayor parte de las veces son inútiles para alcanzar el objetivo de llegar hasta Dios.

Dado que Dios mismo ha dejado por escrito las instrucciones para relacionarnos con Él, es mucho más simple ir a esa fuente primaria y seguir las instrucciones. Por fortuna, la Escritura no es tan difícil y compleja para que cualquier persona no la entienda. El único impedimento que nos limita en la comprensión de la Biblia es que excluyamos a Su divino autor mientras leemos. Volviendo a nuestro tema de hoy, Juan 14:6 se explica a sí mismo. Cuando queremos combinar esas tres palabras: camino, verdad y vida, sólo hay una persona que las puso juntas en sí mismo, Jesucristo. Tal como Él mismo nos dijera, Jesús de Nazaret es el único camino que nos conduce hacia una relación con Dios. Él es también la verdad que nos hace libres. Él es además esa vida abundante y permanente que Dios el Padre diseñó para su máxima creación, el hombre.

En mi vida, como hombre de ciencia, sentía que algo faltaba en mí, sentía que existían vacíos enormes dentro de mi ser que no podían llenarse con lo que estaba haciendo. Mi búsqueda terminó cuando tuve un encuentro personal con Jesús y desde ese momento, mi mente y mi corazón dieron un cambio radical porque pude encontrar el camino, pude ser libre de la duda al conocer la verdad y pude experimentar esa vida abundante que Él vino a darnos.

Hoy puedo decir sin temor que el evangelio no es una hipótesis, un teorema o una teoría científica que necesita ser demostrada para convencer a los incrédulos. El evangelio es la verdad del Hijo del Dios Viviente, quien tomó nuestro lugar en una cruz para redimirnos. El evangelio es la certeza de que ese mismo Jesucristo crucificado y humillado, fue también levantado de entre los muertos para gloria de Dios Padre. Por lo tanto, el evangelio no necesita ser defendido ni demostrado sino proclamado. En este mundo relativista donde todo depende de la escala de referencia, el evangelio es una verdad absoluta que ya quedó demostrada en la tumba vacía de Jesús de Nazaret. Dios te bendiga.