Cristo Murió por Nosotros

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Romanos 5:8

Por dos mil años mucha gente ha estado especulando sobre la muerte de Cristo. Algunos le echan la culpa a los romanos y otros culpan a los judíos. Y mientras la humanidad debate sobre la culpabilidad en la muerte del personaje más importante de la historia, la verdad es que si vamos a buscar culpables, cada hombre y cada mujer deben mirarse en un espejo para identificar a uno de los millones de responsables por la muerte de Cristo.

Romanos 5:8 dice que Cristo murió por nosotros porque somos pecadores. Sé que hay personas que no se sienten aludidas por eso ya que piensan que los pecadores viven del otro lado de la calle. Lamento decirle a esas personas que escrito está en Romanos 3:23: por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios. Entonces no existe uno solo que pueda decir que no es pecador. En ese caso, si bien es cierto que al otro lado de la calle viven pecadores, en mi casa y en la tuya viven otros tantos.

Dice 1 Corintios 15:3: Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras. Esta es una confirmación de lo que dice Romanos 5:8, Cristo murió por nuestros pecados, y nuestros significan los míos y los tuyos. Así que de nuevo te digo que cada uno de nosotros es responsable de la muerte de Cristo, no solo fueron los romanos que lo ejecutaron ni los judíos que incitaron su muerte, sino la totalidad del género humano.

Y Su muerte no fue precisamente porque somos “buena gente”. Mira lo que dice Romanos 5:6: Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Un impío es alguien cuya relación con Dios es nula, una especie de ateo que ni cree ni respeta al Dios verdadero. Y si Cristo murió por nosotros, que somos pecadores, no pienses que el término “impío” no nos corresponde también. La humanidad completa se reveló contra Dios y se entregó al pecado.

Afortunadamente, Cristo no permaneció muerto. Dice Romanos 8:34: ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. Jesucristo se levantó de los muertos y subió al cielo donde intercede ante el Padre por todos los que han confiado en Él.

Queda bastante claro que Jesucristo murió por cada ser humano que ha existido sobre la Tierra. Todos, sin excepción hemos sido pecadores e impíos y Su muerte ha sido en expiación por los pecados de cada uno de nosotros. Por lo tanto, nuestras obras no pueden salvarnos porque nadie es capaz de cumplir a cabalidad la Ley de Dios. En Gálatas 2:21 dice: No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.

Solo la gracia de Dios a través de la muerte de Cristo en lugar nuestro nos da la oportunidad de ser salvos y tener vida eterna. Si Cristo entregó su vida por ti, ¿es mucho pedirte que le entregues tu corazón a Él? Acepta hoy a Jesucristo, cree en Él y obtén la salvación de tu alma. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s