La Paga del Pecado

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

Romanos  6:23

En la vida todo tiene un precio. Lo que comemos, nuestra vestimenta, los servicios públicos y el transporte, entre otros, los debemos pagar si queremos obtenerlos. De la misma manera, si alguien comete un delito o un error de cualquier otro tipo, hay un costo que puede ser cárcel, multa o una demanda cuantiosa. Lograr terminar una carrera cuesta dinero y esfuerzo. En lo espiritual, lo que hacemos mal, es decir, el pecado, tiene su propia paga, la cual como dice Romanos 6:23, es la muerte.

Sé que hay personas que cuando se menciona la palabra pecado no se dan por aludidas. Pero no olvidemos lo que dice Romanos 3:23: por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios. Así que todos estamos en el mismo bote: somos pecadores y como tales merecemos la muerte conforme a Romanos 6:23. También sé que habrá persona que consideren que existe una escala de pecados y que son menos pecadores que otros como los asesinos, violadores, ladrones, etc. Pero el estándar del pecado lo ha fijado Dios en Su ley, no es conforme a lo que nos parece bueno o malo.

La Ley de Dios la resumen los Diez Mandamientos que la Biblia presenta en Éxodo 20:3-17. El primer mandamiento dice: No tendrás dioses ajenos delante de mí (Éxodo 20:3). Y el segundo está en Éxodo 20:4-6: No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas,  ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

Si leemos detenidamente solo los dos primeros mandamientos y nos analizamos, se puede decir que muchos hemos pecado contra ambos mandamientos. Hacer imágenes, darles cultos a ellas y arrodillarse delante de ellas es violación del segundo mandamiento y, al mismo tiempo es tener un dios falso en violación del primero. Algunos dirán que nunca han adorado una imagen sino que la veneran porque es como tener una fotografía de un ser querido. Esa percepción es una opinión que no justifica la acción de violar la Ley.

El tercer mandamiento está en Éxodo 20:7: No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano. Y el cuarto en Éxodo 20:8-11: Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

Para muestra basta un botón, solo con los primeros cuatro mandamientos vemos que hemos pecado mereciendo la muerte, solo la gracia de Dios a través de Su Hijo Jesucristo nos permite tener vida eterna. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s