El Límite de la Tentación

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

1 Corintios 10:13

Las tentaciones son inevitables. Día tras día se nos presentan cosas tentadoras ante nuestros ojos. Es cierto que en nuestra propia debilidad muchas veces caemos ante la tentación. Si Dios permitiera que nuestras tentaciones fueran mayores que nuestra resistencia a ellas, entonces no habría ninguna posibilidad de evitar el pecado. Sin embargo, Él solo permite que seamos tentados hasta nuestro punto de resistencia. Y no solo eso, junto con la tentación Dios nos da la salida a la misma. Está en nosotros decidir si caemos o superamos la tentación.

Toda mi vida he sido un fiel amante de los postres. Me han fascinado los helados, flanes, tres leches y mi favorito el tiramisú. Pero sobre mi vida siempre pendía un flagelo: la diabetes. Mi padre murió a los 58 siendo un diabético. Yo he alcanzado su edad y aún me siento y parezco lucir joven. Yo tenía apenas 2 años cuando murió mi padre, por lo que no tengo recuerdo alguno de él; pero siempre escuché a la gente al referirse a él llamarlo  el viejo Francisco. De niño me imaginaba que mi padre me engendró siendo un anciano; pero ahora entiendo que probablemente su condición de diabético lo hacía ver mayor de lo que era y por eso lo llamaban el viejo Francisco.

La mayoría de los hijos de mi padre han padecido de ese flagelo. La más joven de mis dos hermanas murió a sus cuarenta tempranos de un coma diabético dejando 9 hijos en la orfandad. El mayor de mis hermanos también falleció siendo diabético y los dos restantes han sobrevivido por años inyectándose insulina. Ante ese cuadro, y a pesar de mi pasión por los postres, los panes y las papas, he tratado de cuidarme para no caer en las mismas que el resto de mi familia.

En diciembre de 2013 me puse muy mal y tuvieron que llevarme de emergencia a un hospital cercano a mi casa. Mi presión arterial estaba muy alta al igual que los niveles de azúcar en mi sangre. Desde entonces mi médico principal me ordenó llevar un control diario del azúcar en mi sangre y minimizar el consumo de carbohidratos a fin de prevenir que yo caiga en la diabetes.

Desde entonces he podido comprobar en mi propia vida lo que significa 1 Corintios 10:13. He estado sometido a la tentación de comer cosas que siempre me han gustado; pero me he restringido de hacerlo para preservar mi salud. De que quisiera comerme un rico helado de vainilla con caramelo después de una deliciosa ensalada de papas, no cabe duda. Pero Dios ha permitido que soporte la tentación y no lo haga. Después de todo, es por mi bien.

En lo espiritual te puedo decir que cada día estaremos sometidos a tentaciones. Dios nos dará un escape siempre y no seremos tentados por encima de nuestros límites. En nuestras manos está caer o no; pero nos conviene no caer y mantener así la salud de la relación con nuestro amado Padre Celestial. Dios te bendiga.

Anuncios

If We Are with God, No One Will Damage Us

What then shall we say to these things? If God is for us, who can be against us?

Romans 8:31

It is very good to be under the protection of those in power. In any country in the world who have the backing of those who exercise authority is confident walking because is covered by the police or military forces in that country. These people can be confident that anyone who tries to harm them will be repelled by force to protect them. But even the most powerful country on Earth does not have the power and authority of God who is Almighty. So if we are with God, we can walk with much more confidence knowing that no one can be against us.

God’s Word says in John 1:12: But as many as received Him, to them He gave the right to become children of God, to those who believe in His name. I ask you to listen to me or read this message, have you received Jesus Christ? Have you believed in His name? If your answer to both questions is yes, the Scripture says that you have been given the power to become a son of a daughter of God.

Is there any father who does not offer protection to his children? Perhaps you say yes I know several of them and that yours is probably one of those. But what happens is that God is your Father capitalized and never let you down but He always protects you. And now that you know God as your Father will always protect you, it is time to meditate on who He is.

The Bible says in Genesis 1:1: In the beginning God created the heavens and the earth. Let think for a moment in the vastness and perfection of God’s work. The supreme architect of all that exists, He did everything with the power of His Word. For example, Genesis 1:3 says: Then God said, “Let there be light”; and there was light. Do you realize the infinite power of your heavenly Father? He was able to do everything just mouthing the words to succeed.

Now that you know that you are a child of God by receiving Jesus Christ and believing in His name; and also you know the power of your Father, I think you must feel that you can walk through the world with confidence. Remember and make yours the words of Romans 8:31. Say every day when you wake up: “If God is with me, who can be against me?” Heavenly Father is just waiting that you have faith in Him and believe that He can do everything and is on your side.

Well, maybe you who hear or read this message may tell me: “Tony, this all sounds very nice, but I am not sure that God is with me.” If that’s the case, I will repeat what it said John 1:12: But as many as received Him, to them He gave the right to become children of God, to those who believe in His name. If you’re not sure that God is with you it is because you have not received Jesus Christ and have not believed in His name. So you do not feel part of the family of God. I tell you that today is the day that the Lord invites you to be part of His children. Repent of your past life; believe into your heart in Jesus Christ, who died for your sins on the cross. Surrender your heart to Him and receive Him as Lord and Savior. You will have security of eternal life. God bless you.

Si Estamos con Dios, Nadie Nos Dañará

¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

Romanos 8:31

Es muy bueno sentirse bajo la protección de quien tiene el poder. En cualquier país del mundo, los que tienen el respaldo de quien ejerce la autoridad caminan confiados de que están cubiertos por las fuerzas policiales o militares de ese país. Estas personas pueden confiar que quien trate de hacerles daño va a ser repelido por la fuerza que los protegen. Pero ni siquiera el país más poderoso de la Tierra tiene el poder y la autoridad de Dios, quien es Todopoderoso. Entonces, si estamos con Dios, podemos caminar con mucha más seguridad conociendo que nadie podrá contra nosotros.

Dice la Palabra de Dios en Juan 1:12: Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Yo te pregunto a ti que me escuchas o lees este mensaje, ¿has recibido a Jesucristo? ¿Has creído en Su nombre? Si tu respuesta a ambas preguntas es afirmativa, la Escritura dice que se te ha dado la potestad de ser hecho hijo de Dios.

¿Habrá algún padre que no ofrezca protección a sus hijos? Quizás me digas que sí conoces a varios de ellos y que probablemente el tuyo sea uno de esos. Pero lo que pasa es que Dios es tu Padre con mayúscula y nunca te fallará sino que siempre te protegerá. Y ahora que sabes que Dios como tu Padre va a protegerte siempre, es tiempo de que medites en quién es Él.

La Biblia dice en Génesis 1:1: En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Ponte a pensar por un momento en la inmensidad y perfección de la obra de Dios. El supremo arquitecto de todo lo que existe, lo hizo con el poder de Su Palabra. Por ejemplo, Génesis 1:3 dice: Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. ¿Te das cuenta el poder infinito que tiene tu Padre Celestial? Él fue capaz de hacerlo todo solamente pronunciando las palabras para que sucediera.

Ahora que sabes que eres un hijo de Dios por haber recibido a Jesucristo y creído en Su nombre; y que además sabes el poder que tiene tu Padre, creo que debes de sentirte que puedes caminar por el mundo con entera confianza. Recuerda y haz tuyas las palabras de Romanos 8:31. Di cada día al levantarte: “Si Dios es conmigo, ¿quién contra mí?” tu Padre Celestial está solamente esperando que tengas fe en Él y crea que Él todo lo puede y está de tu lado.

Bueno, quizás tú que me escuchas o lees este mensaje me digas: “Tony, todo esto suena muy lindo, pero no tengo la seguridad de que Dios está conmigo.” Si ese es tu caso, voy a repetirte lo que dice Juan 1:12: Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Si no estás seguro de que Dios está contigo es porque no has recibido a Jesucristo y no has creído en Su nombre. Por eso no te sientes parte de la familia de Dios. Te digo que hoy es el día que el Señor te invita a formar parte de Sus hijos. Arrepiéntete de tu vida pasada, cree en tu corazón en Jesucristo, quien murió por tus pecados en una cruz. Entrégale tu corazón a Él y recíbelo como tu Señor y Salvador. Tendrás seguridad de tener vida eterna. Dios te bendiga.

There Is no Fear in Love

There is no fear in love; but perfect love casts out fear, because fear involves torment. But he who fears has not been made perfect in love.

1 John 4:18

How sad it is to see God’s children live in fear! They are Christians knowing they are saved, they have received forgiveness and love of God, but when they are in the midst of trials feel the same fear that people in the world suffer under the same circumstances. If we are the light of the world and salt of the Earth, then our attitude to adversity should be different from those who have not yet met the love of our Heavenly Father.

When we understand the greatness of God’s love toward us, then we can leave out the fear of any adverse circumstance that comes our way. The most famous verse in the Bible is John 3:16: For God so loved the world that He gave His only begotten Son, that whoever believes in Him should not perish but have everlasting life. In John 3:16 the magnitude of God’s love for us is summarized. Out of love, God sent His Son to die on a cross for you and me.

If we know that God loves us, we should understand that He will take care of every one of His children whom He loves. We must also understand who God is. Says Psalm 66:3: Say to God, “How awesome are Your works! Through the greatness of Your power Your enemies shall submit themselves to You.” The power of God has no limits; therefore, no one and nothing can against Him. That makes those who are under His divine protection should not fear to suffer any damage.

God loves us and is with us, then, what we fear? It is impossible for something or someone surpassing God s in strength and power. Romans 8:31 says: What then shall we say to these things? If God is for us, who can be against us? Almighty God is our Father and loves us that we understand very well. While under His protection and care, there are no power in the natural world or in the spiritual that can against Him and, consequently, against us that we are His children.

By His love, God has not given us fear. In 2 Timothy 1:7 says: For God has not given us a spirit of fear, but of power and of love and of a sound mind. If we are God’s children, we have His Spirit dwelling in us; we don’t have the spirit of fear within us, but the powerful Holy Spirit, who gives us His gifts and His fruit. If you are a son or a daughter of God, please, do not be timid but brave and walk being sure that your Father is with you all the time.

If for any time you think you might lose the love of God, look what the apostle Paul says in Romans 8:38-39: For I am persuaded that neither death nor life, nor angels nor principalities nor powers, nor things present nor things to come, nor height nor depth, nor any other created thing, shall be able to separate us from the love of God which is in Christ Jesus our Lord. Therefore, with the security of having the love of God, let us walk confident through our life without fear. His great love perfects us and casts out fear involves punishment. God bless you.

En el Amor no Hay Temor

En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.

1 Juan 4:18

¡Qué triste es ver a hijos e hijas de Dios vivir con temor! Son cristianos, saben que son salvos, han recibido perdón y amor de parte de Dios, sin embargo cuando se encuentran en medio de las pruebas sienten el mismo miedo que las personas del mundo sufren bajos las mismas circunstancias. Si somos la luz del mundo y la sal de la Tierra, entonces nuestra actitud frente a la adversidad debiera ser distinta a la de quienes todavía no han conocido el amor de nuestro Padre Celestial.

Cuando entendemos la grandeza del amor de Dios hacia nosotros, entonces podemos dejar fuera el temor a cualquier circunstancia adversa que se nos presente. El versículo más conocido de la Biblia es Juan 3:16: Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. En Juan 3:16 se resume la magnitud del amor de Dios hacia a nosotros. Por amor, Dios envió a Su Hijo a morir en una cruz por ti y por mí.

Si ya conocemos que Dios nos ama, debemos comprender que Él tomará cuidado de cada uno de Sus hijos a quienes ama. Hay que entender también quién es Dios. Dice el Salmo 66:3: Decid a Dios: ¡Cuán asombrosas son tus obras! Por la grandeza de tu poder se someterán a ti tus enemigos. El poder de Dios no tiene límites, por lo tanto, nadie ni nada podrá contra Él. Eso hace que quienes estén bajo Su divina protección no deben temer a sufrir ningún tipo de daño.

Dios nos ama y está con nosotros, entonces, ¿a qué le tememos? Es imposible que algo o alguien supere a Dios en fuerza y poder. Romanos 8:31 dice: ¿Qué, pues, diremos a esto?  Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El Dios Todopoderoso es nuestro Padre y nos ama, entendamos muy bien eso. Estando bajo Su protección y cuidado, no hay poder en el mundo natural ni en el espiritual que pueda contra Él y, por consecuencia, contra nosotros que somos Sus hijos.

Por Su amor, Dios no nos ha dado temor. En 2 Timoteo 1:7 leemos: Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Si ya somos hijos de Dios, tenemos Su Espíritu morando en nosotros, no tenemos al espíritu de temor dentro de nosotros, sino al poderoso Espíritu Santo, quien nos brinda Sus dones y Su fruto. Si eres un hijo de Dios, por favor, no seas pusilánime, sino valiente y camina estando seguro de que tu Padre está contigo todo el tiempo.

Si por algún momento has pensado que puedes perder el amor de Dios, mira lo que nos dice el apóstol Pablo en Romanos 8:38-39: Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. Por lo tanto, con la seguridad de tener el amor de Dios, caminemos confiados por esta vida sin ningún temor. Su gran amor nos perfecciona y echa fuera el temor que conlleva el castigo. Dios te bendiga.

Jesus Knocks Our Door

Behold, I stand at the door and knock. If anyone hears My voice and opens the door, I will come in to him and dine with him, and he with Me.

Revelation 3:20

Who does not like to knock on the door of a house open to him? And best is yet to be invited to come in and take a seat at the table for dinner. But that is unpleasant to knock a door and nobody opened. Or you open the door, but do not invite him in. Or perhaps to be let in one table ready for dinner to which you are not invited. Today Jesus is knocking on the door of the heart of every human being. Are you willing to open?

I remember in the days of my childhood, in the neighborhood where I grew up, most of the houses stood with open doors. Everyone who came did not even have to knock. In each of these houses, visitors were welcome at any time, and if a visitor came to lunch or dinner, he was always settled at the table space and the food was shared. My neighborhood was not one where rich people lived, but rather of working people; but the spirit of solidarity was notorious.

Over time, it was losing the atmosphere of good neighborhood, not just in my neighborhood but in many places in nearly everyone. Today, it is common that the houses have their doors locked at all times. And besides traditional doors, additional protection with iron bars placed. Also the windows are reinforced with bars and if the house has a front garden, more bars are placed for greater protection.

More recently, in addition to converting our homes into fortresses, security cameras, alarms, motion sensors and private guards are used. The suspicion by the strange and unknown people is the norm. When you knock the door, many times we do not open up missing and if someone else opens the house, it is common to say: “If he asks for me, tell him I’m not here.”

And in the same way as natural life increasingly more locked us in our homes and not open the door, in the spiritual world, people increasingly slams the door in the face of Jesus Christ. Today’s society, for example, looks much more acceptable publicly expose gay rights that allow somebody to pray in public in the name of Jesus.

The French satirical magazine Charlie Hebdo was attacked on January 7, 2015 by Muslim extremists in retaliation for the publication of caricatures of Muhammad. It notes that the same magazine had ridiculed Jesus Christ in the same way and nobody said a peep this regard, let alone dared to unleash an attack and kill a dozen people.

Jesus Christ is knocking on the doors of every heart today, including yours. Are you going to lock you up in bars or leave the door open for him? Are you going to tell your support team to tell Him that you are not there? Jesus, as a gentleman, is not going to pressure you receiving Him; He will patiently wait until you decide to open. How much longer you let Him waiting for? Why do not you open today? God bless you.

Jesús Toca Nuestra Puerta

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Apocalipsis 3:20

¿A quién no le gusta que al tocar la puerta de una casa le abran? Y mejor aún es que le inviten a pasar y tomar un lugar en la mesa para cenar. Pero que desagradable es tocar una puerta y que nadie le abra. O que le abran la puerta, pero no le inviten a pasar. O quizás que lo dejen entrar a uno para ver una mesa lista a la cual uno no está invitado. Hoy Jesús está tocando la puerta del corazón de cada ser humano. ¿Estás dispuesto a abrirle?

Recuerdo que en los tiempos de mi niñez, en el barrio donde crecí, la mayoría de las casas permanecían con las puertas abiertas. Todo el que llegaba ni siquiera tenía que tocar la puerta. En cada una de esas casas, las visitas eran bienvenidas a cualquier hora y, si el visitante llegaba a la hora del almuerzo o la cena, siempre se le acomodaba espacio en la mesa y la comida se compartía. Mi barrio no era uno donde vivía gente rica, sino más bien de gente trabajadora; pero el espíritu de solidaridad era notorio.

Al pasar el tiempo, se fue perdiendo ese ambiente de buena vecindad, no solo en mi barrio sino en muchos lugares más en casi todo el mundo. Hoy, es muy común que las casas tengan sus puertas cerradas todo el tiempo. Y, además de las puertas tradicionales, se coloca protección adicional con rejas de hierro. Asimismo las ventanas se refuerzan con rejas y, si la casa tiene un jardín frontal, se colocan más rejas y mayor protección.

Más modernamente, además de convertir nuestras casas en fortines, se utilizan cámaras de seguridad, alarmas, sensores de movimiento y guardianes privados. El recelo por las personas extrañas y desconocidas es la norma. Cuando tocan la puerta, muchas veces nos hacemos los ausentes para no abrirles y si alguien más de la casa les abre, es común que digamos: “Si preguntan por mí, dile que no estoy.”

Y de la misma manera que en la vida natural cada vez nos encerramos más en nuestras casas y no abrimos la puerta, en lo espiritual, la gente cada día más le cierra la puerta en la cara a Jesucristo. La sociedad actual, por ejemplo, ve mucho más aceptable exponer públicamente los derechos de los homosexuales que permitir que se ore en público en el nombre de Jesús.

La revista satírica francesa Charlie Hebdo fue atacada el 7 de enero de 2015 por extremistas musulmanes en represaría a la publicación de caricaturas sobre Mahoma. Cabe destacar que la misma revista había ridiculizado a Jesucristo de la misma manera y nadie dijo esta boca es mía al respecto y mucho menos se atrevió a desatar un atentado y matar una docena de personas.

Jesucristo está tocando las puertas de cada corazón hoy día, incluyendo el tuyo. ¿Vas a encerrarte entre rejas o dejarás la puerta abierta para Él? ¿Vas a decirle a quienes te acompañan que le digan que no estás? Jesús, como todo un caballero, no te va a presionar a que lo recibas, Él esperará pacientemente hasta que decidas abrirle. ¿Cuánto tiempo más lo dejarás esperándote? ¿Por qué no le abres hoy? Dios te bendiga.