Dios Nos Habla a Través de Su Hijo

En estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo.

Hebreos 1:2

La Biblia es un compendio de las palabras que Dios ha dado a la humanidad. En el Antiguo Testamento, Dios habló con voz audible a hombres y mujeres como Adán, Eva, Noé, Abraham o Moisés. Sin embargo, Dios habló mayormente al pueblo de Israel o a los pueblos gentiles por medio de Sus profetas. Así vemos a los profetas que le hablaron a los reinos de Judá e Israel, como Elías, Isaías o Jeremías; Jonás quien llevó el mensaje de Dios a los asirios en Nínive; o Daniel a los caldeos y persas.

En el Nuevo Testamento, un profeta, Juan el Bautista, anunció la inminente llegada del Mesías. Dice Lucas 3:16: respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Luego de Juan el Bautista, Dios envió Su poderoso mensaje a la humanidad a través de Su propio Hijo Jesucristo. Ese mensaje de parte de Dios es mayormente recopilado en los cuatro evangelios.

Uno de los discursos más notorios de Jesús es el sermón del monte el cual está en el capítulo 5 del evangelio de Mateo. La mayoría de las personas se han familiarizado con las llamadas bienaventuranzas que forman parte de este sermón, pero eso no fue lo único que dijo allí el Hijo de Dios. Veamos lo que dice Mateo 5:17-19: No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.

Esta parte de las enseñanzas de Jesucristo se predica muy poco en las iglesias. Es mucho más fácil llevarle a la gente un mensaje de que las cosas le saldrán muy bien si se hacen cristianos que enseñarles a cumplir lo que Dios ha ordenado. El cumplimiento de la Ley se llevó a cabo en el mismo Jesús, quien se hizo pecado sin haber pecado para pagar por los nuestros. Ningún ser humano es capaz de cumplir con la Ley de Dios, solo Cristo puede hacerlo. Por eso Él es el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo.

Dios también habló a través de Su Hijo en Juan 3:16-17: Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. Aquí está la clave de la salvación de cada ser humano sobre la Tierra.

Las palabras que Dios ha hablado al mundo en estos tiempos postreros a través de Su Hijo se pueden resumir en que el ser humano es incapaz de salvarse por sí mismo. Por lo tanto, solo un ser perfecto como Jesucristo es capaz de propiciar nuestra salvación. Se hace necesario creer en Él para tener vida eterna. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s