Dios Nos Lleva Siempre en Triunfo

Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento.

2 Corintios 2:14

A nadie le gusta perder. Cada quien emprende su jornada con la esperanza de alcanzar la victoria. No creo que alguien se disponga a hacer algo a sabiendas de que va a fracasar. Lamentablemente, en la vida se gana y se pierde. Por eso en cada lucha hay vencedores y vencidos. En la mayoría de los deportes no existe el empate, por eso uno de los competidores ganará y el otro recibirá la derrota. En lo espiritual cuando estamos con Dios, el triunfo está asegurado, independientemente del resultado.

Durante mi adolescencia recuerdo que un locutor deportivo de mi ciudad natal repetía la frase que lo importante no es vencer sino participar. Muchos deportistas se molestaban con esa expresión. Realmente no creo que un atleta competitivo se conformaría con menos que alcanzar la victoria. En los Juegos Olímpicos, los atletas de alto rendimiento buscan llevarse la medalla de oro. Cierto que solo hay una medalla de oro y que dos más tendrán que conformarse con la medalla de plata o la de bronce. Sin embargo, el fin que todos persiguen es alzarse con la presea dorada y escuchar el himno nacional de su país.

Lo mismo sucede con la Copa Mundial de fútbol o el Clásico Mundial de Béisbol en los cuales cada equipo lucha por llevarse el trofeo a casa. Por ejemplo, mi país natal se llevó la victoria de forma invicta en el Clásico Mundial de Béisbol de 2013. Recuerdo que al final de cada juego, el lanzador encargado de cerrar los partidos tenía la costumbre de lanzar al cielo una flecha imaginaria como señal de satisfacción al preservar la victoria de su equipo.

Si quieres pertenecer a un equipo campeón, el cual ganará invicto el campeonato de la vida eterna, te recomiendo que te unas al equipo de Jesucristo. 1 Corintios 15:57 dice: Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. Con Jesucristo como nuestro director técnico tenemos la victoria asegurada. Él venció a la muerte, al pecado y al mundo mientras dejaba en vergüenza al enemigo al desarticular sus planes de perdición.

No solo tenemos en Él una simple victoria, mira lo que dice Romanos 8:37: Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Así pues, no te sientas derrotado nunca porque Dios te llevará siempre al triunfo por medio de Su Hijo Jesucristo quien nos hace más que vencedores. No hay nada que temer, no hay derrota posible, confiemos en quien ya venció al mundo.

Bueno, me podrás decir que eso está muy bien, pero que no entiendes como puedes ser reclutado al equipo campeón. Me podrías preguntar si tienes los méritos suficientes para que te hagan parte del equipo.  Te voy a decir algo, si fuera por mérito, ni tú, ni yo, ni nadie más formaría parte de este equipo de más que vencedores que obtienen siempre el triunfo. Puedes ser parte del equipo de Cristo por la gracia de Dios, no por tus méritos. Solo arrepiéntete de tus pecados y entrega tu corazón a Jesucristo. Él te recibirá gustosamente en su equipo campeón. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s