Como Superar al Enemigo

Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

Santiago 4:7

Estamos en una guerra espiritual queramos aceptarlo o no. Si estamos con Dios, tenemos por enemigo al diablo quien tratará hacernos daño por todos los medios posibles. ¿Vamos a salir corriendo de ­él? ¡Por supuesto que no! Debemos conocer las estrategias necesarias para vencerlo. La Palabra de Dios nos instruye al respecto. Aprendamos a someternos a Dios y resistir a nuestro enemigo para que huya de nosotros.

El primer paso para superar al enemigo según Santiago 4:7 es someternos a Dios. Las diferentes palabras hebreas o griegas, los idiomas originales de la Biblia, que se traducen como someter significan lo siguiente: Entrar, venir, ir.  Acercarse; Especialmente satisfacer una deuda; Doblar la rodilla,  humillar; Conquistar, subyugar; Poner en marcha, afirmar; Arreglar; Humillarse; Estar junto a Él; Ponerse a prueba; Someterse a las reglas.

A todo el mundo le gustan los buenos resultados. Muchos cristianos quieren vivir una vida en victoria y superar al enemigo; pero desean hacer las cosas a su manera y no seguir las reglas de Dios. Como podemos ver, someternos significa doblegar nuestra voluntad a la de nuestro Padre. David Wilkerson escribió lo siguiente: ¡Simplemente no puedes aceptar la voluntad de Dios hasta que mueras a toda voluntad propia!

Nuestro mejor modelo en someternos a Dios es el propio Jesucristo. En Filipenses 2:5-8 leemos: Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Someterse significa renunciar voluntariamente al control de nuestra vida. Y el sometimiento es aquello que más nos cuesta cumplir ya que, por naturaleza, a los seres humanos no nos gusta someternos a nadie. Sin embargo, de acuerdo a Santiago 4:7, es necesario que nos sometamos a Dios antes que cualquier otra cosa a fin de derrotar al enemigo.

¿Cómo podemos resistir al diablo? La respuesta la encontramos en 1 Pedro 5:8-9: Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. Nuestra resistencia al enemigo implica mantenernos alertas y firmes en la fe.

La fe es lo que nos ayuda a resistir a nuestro adversario. Efesios 6:16 lo reafirma: Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. En resumen, nuestro sometimiento a Dios y mantenernos firmes en la fe son la estrategia correcta para hacer huir de nuestras vidas al enemigo. Si somos rebeldes a lo que Dios nos dice y flaqueamos en la fe, seremos un blanco fácil del enemigo, quien está constantemente enviando a nuestra mente sus mentiras. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s