El Tonificador del Alma

Y mi lengua hablará de tu justicia y de tu alabanza todo el día.

Salmo 35:28

Si ya limpiaste tu cara y le aplicaste un humectante, el próximo paso es tonificarla. De la misma manera sucede con tu alma limpia por el perdón e hidratada con la oración, la cual necesita ser tonificada con la alabanza. Cuando alabas a Dios y vuelves a Él tus pensamientos, cuando te olvidas de ti mismo, sin egoísmo en tu corazón, quedas libre para que Dios ponga en ti Su gozo.

Los tonificadores de piel se refieren a un producto para su cuidado que garantiza que la misma va a estar completamente limpia. El tonificador restaura el equilibrio del pH de la piel. El uso de un tonificador debe ser parte de la rutina diaria de limpieza facial, de acuerdo con los expertos.  El tonificador elimina cualquier resto de aceite o maquillaje. Para obtener mejores resultados, debe elegirse un tonificador sin alcohol.

Un tonificador de piel puede ser un líquido o loción y algunas veces también recibe el nombre de tonificante, astringente, loción clarificante o refrescante. El tonificador de piel se utiliza para reducir el tamaño de los poros y eliminar el exceso de grasa. Aunque se cree algunas veces que los tonificadores secan la piel, las fórmulas modernas vienen en diferentes presentaciones que hacen más que solo reducir el tamaño de los poros. Los tonificadores refrescan, dan tono, limpian y humectan la piel para obtener un brillo saludable.

De la misma manera que los tonificadores actúan en nuestro cutis, la alabanza garantiza que nuestra alma va a estar limpia de egoísmo porque nos concentramos únicamente en el Dios que adoramos. La alabanza elimina también el temor y la angustia y nos trae la paz y el gozo del Señor. Al alabar, debemos elegir alabanzas sin el alcohol del humanismo para concentrarnos en la figura de nuestro amado Padre Celestial.

Nuestra alabanza, como tonificador del alma puede ser el líquido de una canción conocida o la loción de un cántico nuevo que salga de nuestro corazón. El tonificador del alma, reduce el tamaño de los poros de nuestros temores porque nos refugiamos en los brazos poderosos del Señor. Y aunque hay quienes piensan que la alabanza seca nuestra alma porque nos olvidamos de nosotros mismos, la verdad es que nos sirve para dejar de pensar en nuestros problemas para concentrarnos en el Dios que los resuelve todos.

David fue, sin lugar a dudas, el más grande rey del pueblo de Israel. Pero la vida de David no fue siempre tranquila y sin problemas, al contrario, la mayor parte del tiempo se vio obligado a luchar contra muchos enemigos. Tampoco fue perfecto y llegó a cometer pecados muy graves. Sin embargo, David es recordado como un hombre conforme al corazón de Dios porque supo confesar sus fallas y arrepentirse, pero sobre todo, fue un hombre que le rindió alabanzas a Dios todo el tiempo.

Al igual que David, tonifica tu alma con tu alabanza al que es digno de recibir la gloria y el honor. Te aseguro que si deseas llevar una vida plena, conviértela en una de alabanza en lugar de levantarte cada día entre quejas y lamentos. Alaba a Dios en la alegría, en el llanto, en el triunfo y en la prueba. Él siempre te responderá. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s