Lo que Dios Nos Quiere Mostrar

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

Jeremías 33:3

Dios quiere mostrar cosas maravillosas a cada uno de sus hijos. La razón por la cual muy pocos pueden ver esas cosas es porque no nos acercamos a Él confiadamente. A muchos nos pasa como al pueblo de Israel en el desierto. Cuando Dios quiso hablarle a Su pueblo, la gente se atemorizó y prefirió decirle a Dios que le hablara a Moisés y ellos oirían de segunda mano la Palabra de Dios.

Voy a contar una experiencia con Dios que tuve por tres días consecutivos en febrero de 2008. El primer día, el Señor me llevó a Jeremías 33:3: Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Al segundo día, sentí en mi interior una voz diciéndome: “Acércate más.” Al tercer día, de nuevo escuché una voz en mi interior decirme: “Traza una línea hoy entre tu pasado y tu futuro.”

Luego de escuchar esas palabras al tercer día, yo tuve una visión. El Señor me abrió las puertas de un palacio impresionante y me invitó a pasar. Caminamos hacia adentro y vi a mucha gente vestidas de gala y todos muy sonrientes. Había grandes riquezas dentro del palacio y todo parecía haber sido construido de oro. Continuamos caminando por el palacio hasta llegar a un enorme salón repleto de gente. En un extremo del salón había un trono de oro muy grande, era verdaderamente impresionante. El Señor caminó hasta el trono y se sentó en él. Todas las personas que estaban en el salón se postraron sobre sus rostros y le adoraron, mientras cantaban cánticos de alabanza, yo hice lo mismo.

El Señor me llamó y me dijo que me acercara hasta Su trono. Yo me acerqué con mucha timidez porque me sentía sobrecogido. El Señor me dijo: “Ayer te dije ‘acércate más’, hoy has dado el primer paso. Cuando te digo acércate más lo que quiero decirte es que busques más de mí. No dejes de hacerlo nunca. Te quejas de la falta de amor, en mí encontrarás más amor del que puedas imaginarte. Me pides sabiduría, yo te enseñaré cosas que no sabías que existían. Todo lo que buscas conocer te lo mostraré y mucho más que eso porque deseo hacerlo para que seas mi testigo.”

Al final de esta experiencia, yo caí al suelo llorando como un niño. Yo comprendí de lo que me estaba perdiendo por no acercarme lo suficiente a Dios. Me di cuenta que todas mis carencias pueden ser suplidas al lado de mi Señor. Entendí que mis vacíos solo los puede llenar Él. También las palabras del Señor me mostraron que el propósito de mi vida es servirle a Él, testificar de Él y ser su instrumento. Este mensaje lo tuve guardado para mí por años, pero hoy, Dios me llama a compartirlo.

Sé que tú que escuchas este mensaje o lo estás leyendo hoy te identificas con él. Si has estado clamando a Dios a fin de que Él supla tus necesidades materiales o emocionales. Si te has quejado de que no tienes pareja. Si vas por la vida sin dirección. Si todavía desconoces tu propósito. No busques de Dios solo para llenar tu tanque emocional o tu alacena o tu cuenta bancaria. Búscale de todo corazón, clama a Él, acércate a Él, quien te enseñará cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s