Autoridad Sobre las Naciones

Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones.

Apocalipsis 2:26

Tal como se ven las cosas en la actualidad, los cristianos parecen ir perdiendo terreno en las naciones. Es notable que en muchas partes del mundo el poder y la autoridad los ejercen mayormente gente sin temor de Dios. Solo así se justifica que se penalice hablar de Jesucristo mientras se legalicen acciones que son contrarias a la Ley de Dios. La Palabra de Dios siempre ha sido certera, por lo tanto, Apocalipsis 2:26 no puede ser la excepción. Eso significa que ciertamente los hijos de Dios tendremos autoridad sobre las naciones.

Muchas veces leemos las cosas a medias y no entendemos el significado por ignorar alguna parte. Vamos a analizar detenidamente Apocalipsis 2:26 para darnos cuenta en qué consiste la autoridad sobre las naciones que es otorgada a los hijos de Dios. Sé que esto último le agrada a todo el mundo; pero debemos estudiar todo el versículo a fin de ver bajo qué condiciones recibimos esa autoridad.

Lo que dice primero Apocalipsis 2:26 es: Al que venciere. ¿Qué significa eso? Vencer significa ganar, prevalecer, salir victorioso, triunfar. Quien vence no es derrotado. Por lo tanto, aquel que venciere va a permanecer de pie al final de la batalla. Y si hay batalla, una lucha, es porque hay un adversario que se nos va a oponer. Por lo tanto, teniendo en cuenta este primer requisito, la autoridad sobre las naciones no es algo que obtenemos de forma automática sino que nos costará pelear para vencer.

A continuación, Apocalipsis 2:26 dice: y guardare mis obras hasta el fin. No basta con luchar y vencer, hay un segundo requisito: la obediencia. Debemos de ser constantes en nuestro caminar con Dios y no desmayar nunca. No es meramente seguir al pie de la letra las instrucciones por un tiempo y después dejar de hacerlo. La observancia de las cosas del Señor debe ser una tarea de cada día de nuestra permanencia sobre la Tierra. Hasta el fin significa hasta el día de nuestra muerte o hasta el día que Cristo venga de nuevo.

Resumiendo, obtener autoridad sobre las naciones implica de nuestra parte tener resistencia, obediencia y perseverancia. Resistencia significa oposición a la acción de una fuerza; capacidad para resistir, para aguantar, soportar o sufrir; capacidad para soportar un esfuerzo o un peso. Nuestra resistencia implica oponernos a la acción del mundo que contradice la voluntad de Dios, aguantar y soportar el sufrimiento de las pruebas y ser capaces de soportar la carga de nuestra cruz cada día.

Obediencia significa cumplimiento de la voluntad de la persona que manda, de lo que establece una norma o de lo que ordena la ley. En nuestro caso, la obediencia implica aceptar la voluntad establecida por Dios. La perseverancia es la dedicación y firmeza en las actividades e ideas o en la realización de las cosas, constancia, persistencia; es la duración permanente o muy larga de las cosas.  Aceptemos pues la voluntad de Dios para nuestras vidas permanentemente, Sus promesas se cumplirán y veremos que Apocalipsis 2:26 será un hecho y tendremos autoridad sobre las naciones. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s