La Creación Testifica Acerca de Dios

Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos.

Salmo 19:1

Basta observar la perfección del conjunto de todo lo que existe para concluir que el universo no se formó al azar. La mayor demostración de la existencia de Dios es lo que la Biblia llama creación aunque los ateos prefieran llamar de otra manera. Sin ninguna duda que desde el mundo subatómico hasta las inmensas y numerosas galaxias que forman el universo dan testimonio fiel de la existencia de una mente maestra que diseñó todo lo que hay.

He dedicado la mayor parte de mi vida a la ciencia. La mayoría de los hombres y mujeres de ciencia que conozco no creen en Dios ni en la Biblia. Yo he estudiado y trabajado con muchos de ellos a lo largo de mi vida. Y he visto como se aferran a teorías que niegan la participación de Dios en la formación del universo o la aparición del ser humano sobre la faz de la tierra. También he visto como se burlan de aquellos que comparten su fe en Dios como creador de todo lo que existe.

Voy a hablar un poco como científico, no como creyente en Dios. En cierto modo, y aunque suene irónico, admiro la gran fe de mis colegas científicos. Ciertamente que hay creyentes en Dios que tienen mucho menos fe que la gran mayoría de los científicos ateos. Y me puedes preguntar, ¿por qué dices eso, Tony? Es muy sencillo, hay que tener una fe colosal para creer en teorías científicas ampliamente aceptadas hoy día como el Big Bang o la evolución.

Creer en la validez de ambas teorías es un acto de fe porque la misma ciencia es incapaz de demostrar que están en lo correcto. Puedo asegurar que es más fácil demostrar científicamente la existencia de Dios que usar un método científico para validar la evolución o el Big Bang. Si ambas teorías prevalecen como las aceptadas por la ciencia moderna no es porque sean ciertas sino por la ceguera de los mismos hombres de ciencia a aceptar las deficiencias científicas fácilmente demostrables de ambas.

Vemos que dice la Escritura con respecto a la “sabiduría” humana. 1 Corintios 1:26-29 dice: Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia. Las cosas más obvias algunas veces son ignoradas por quienes se creen sabios en su propia opinión.

A pesar de ser negada y burlada por los supuestos sabios modernos, la Biblia habla de cosas que la misma ciencia luego ha tenido que aceptar, como la redondez de la Tierra y la mejor forma de nutrición para preservar nuestra salud. Pero el mayor testimonio sobre la existencia de Dios lo da la propia creación. Es imposible que el complejo universo se haya formado al azar de partículas subatómicas. No pudo ser fortuito que la Tierra quedara del sol a una distancia tal que hiciera posible la vida en el planeta. Ni que la composición de los gases de nuestra atmósfera fuera como es. Indudablemente una mente maestra estuvo detrás de todo eso, nuestro amado Padre Celestial. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s