Jesucristo es el Fundamento

Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.

1 Corintios 3:11

Toda edificación requiere primero una base sólida sobre la cual se va a construir. Sucede lo mismo si se trata de obras de construcción, como edificios, puentes o carreteras, que con proyectos e instituciones de cualquier tipo. Sin un fundamento es imposible levantar una organización sólida. La iglesia para poder sustentarse tiene un fundamento en la persona de Jesucristo. Y como dice 1 Corintios 3:11: nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto.

Los profesionales de la ingeniería civil, como mi yerno, saben muy bien que en cualquier edificación, la base o fundamento debe ser capaz de sostener toda la estructura. La base, también llamada zapata, fundamento o cimentación es el conjunto de elementos estructurales cuya misión es transmitir las cargas de la edificación o elementos apoyados a este al suelo, distribuyéndolas de forma tal que no superen su presión admisible ni produzcan cargas zonales. Debido a que la resistencia del suelo es, generalmente, menor que la de los pilares o muros que soportará, el área de contacto entre el suelo y la cimentación será proporcionalmente más grande que los elementos soportados (excepto en suelos rocosos muy coherentes).

En cambio la estructura es la parte de la edificación que recibe, soporta y transmite las cargas o pesos a través de sus elementos hasta el terreno. En la construcción, la estructura tiene un mejor comportamiento cuando más directa y lógica haga la transmisión de esfuerzos desde los elementos que la componen hasta el terreno. En otras palabras, mientras haya un buen enlace entre la cimentación y la estructura, mejor será el comportamiento de la última de acuerdo a los principios de la ingeniería civil.

La iglesia es la estructura y su cimentación, su zapata, su base, su fundamento es solo y nadie más que Jesucristo. Contrario a lo que algunos han malinterpretado de la Escritura en Mateo 16:18: Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. La roca sobre la cual se ha edificado la iglesia no es Pedro ni ningún otro hombre, sino el propio Señor Jesús. 1 Corintios 3:11 dice muy claro que nadie puede poner otro fundamento por encima de quien ya está puesto, es decir Jesucristo.

El propio Pedro desmiente a quienes erróneamente lo han querido colocar como el fundamento de la iglesia. 1 Pedro 2:4-5 dice: Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. Si cada miembro de la iglesia es una piedra viva es porque estamos sustentados por la roca viva, Jesucristo.

Teniendo claro que Jesús es el fundamento de la iglesia, nosotros como la estructura, recibimos, soportamos y transmitimos Su mensaje al mundo. Y lo podemos hacer correctamente a medida que tenemos una conexión directa, un buen enlace con Jesucristo. Nuestro comportamiento será mejor conectados con Él. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s