Sanos Gracias a Jesucristo

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Isaías 53:5

Muchos ya saben que Jesucristo murió en una cruz como chivo expiatorio por los pecados de todo el mundo. Sin embargo, antes de morir, Él fue sometido a latigazos que dejaron su cuerpo molido, ensangrentado y lleno de llagas. Ese castigo tan cruel tuvo un propósito: curar nuestras enfermedades. Y es que Jesús no solo vino a salvarnos sino también a sanarnos: salvar nuestras almas y sanar nuestros cuerpos.

Fui bastante enfermizo durante mi niñez. Recuerdo que mi madre me enumeraba la larga lista de enfermedades que padecí. A los tres años de edad tenía el peso normal de un niño de 6 meses. A partir de ese tiempo, fui un asiduo visitante de los hospitales a tal punto que me vi al borde de la muerte varias veces. Las amigas de mi madre le decían que yo no alcanzaría a cumplir los 10 años.

Esa predicción de que yo no superaría mi primera década no fue correcta. Ya he cumplido varias veces 10 años y las secuelas de mis múltiples enfermedades infantiles no existen. Y a pesar que yo no me reconcilié con Dios sino cuando mi edad estaba a mitad de los cuarentas, Su amor y Su cuidado para conmigo nunca estuvo ausente de mi vida. Puedo asegurar que no me curaron las medicinas que me daban sino que Isaías 53:5 se cumplía en mi vida en cada una de mis enfermedades.

Me podrías preguntar que cómo me atrevo a dar seguridad de que he sido sano conforme a Isaías 53:5 en lugar de la ciencia médica moderna. Pues te puedo dar como muestra un simple botón. Alrededor del 2004 fui diagnosticado con sordera en mi oído derecho. Para los médicos, la sordera es irreversible. Sin embargo, Dios hizo un milagro de sanidad en mí y hoy mis dos oídos están en perfecto estado, lo cual ha sido debidamente certificado por los propios doctores.

Y como me ha pasado, también hay numerosos ejemplos de sanidades divinas en muchos lugares del mundo. Te voy a enumerar unos cuantos ejemplos de milagros de sanidad en los cuales Dios ha utilizado a uno de sus siervos, el pastor Augie David, quien es mi amigo personal: una mujer curada de úlceras y tumores en Iquitos, Perú; otra mujer curada de una condición en su piel en Oklahoma; un niño autista curado en Perú; una mujer curada de dolores de piernas y cadera en Puerto Rico; mujer en Pennsylvania curada de artritis, bursitis y escoliosis; un hombre en India curado de una condición nerviosa incurable. Estos son solo algunos ejemplos de un solo siervo de Dios y día a día los milagros de sanidad siguen ocurriendo.

No todas las terapias modernas son tan efectivas como pretenden ser. De hecho, muchos tratamientos médicos conllevan más hacia desastrosos efectos secundarios que a soluciones definitivas para las enfermedades. En otros casos, te pueden decir fríamente que ya nada se puede hacer. En cualquiera de esos casos recuerda lo que dice Isaías 53:5: Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Dios te bendiga.

Anuncios

Believing in Jesus for Eternal Life

Most assuredly, I say to you, he who believes in Me has everlasting life.

John 6:47

Although exist today people who believe that everything ends at death, the truth is that God has established the opposite. When you died two things can happen: eternal life or eternal death. Of course, those who do not believe that there is something beyond the earthly life, they probably will not reach eternal life. Clearly it explains why John 6:47: you must believe in Jesus Christ for eternal life.

What John 6:47 says is a reaffirmation of what expresses the best known verse in the Bible, John 3:16: For God so loved the world that He gave His only begotten Son, that whoever believes in Him should not perish but have everlasting life. Eternal life is the goal, believing in Jesus is the only possible way to achieve that goal. No other alternative path to everlasting life was to believe in the one and only God.

Modernity has sought to portray Jesus Christ as a person out of fashion. Countries that once were considered Christians today impose laws that restrict pronounce the name of Jesus, supposedly defending the rights of non-believers. However, those laws violate the same rights of believers and, often, nobody says anything. The image of God for the world today is not the truth of the Bible. Invoking the coexistence of creeds, they have tried to invoke a God in whom Jesus Christ is excluded.

We are living in a time where free thinking is encouraged. In these times, the accepted truth depends on the reference axis. Everyone defends his or her point of view as true. Certainly we live what is written in Isaiah 5:20-23: Woe to those who call evil good, and good evil; who put darkness for light, and light for darkness; who put bitter for sweet, and sweet for bitter!  Woe to those who are wise in their own eyes, and prudent in their own sight!  Woe to men mighty at drinking wine, woe to men valiant for mixing intoxicating drink, who justify the wicked for a bribe, And take away justice from the righteous man!

The same prophet continues, then the consequences of such conduct. Isaiah 5:24: Therefore, as the fire devours the stubble, and the flame consumes the chaff, so their root will be as rottenness, and their blossom will ascend like dust; because they have rejected the law of the Lord of hosts, and despised the word of the Holy One of Israel. Try to change the rules and laws to suit the preferences in force in the world neither change the Word of God nor exonerate us from guilt.

The Lord Himself says in Mark 13:31: Heaven and earth will pass away, but My words will by no means pass away. Therefore, no matter what the world says, no matter what your beliefs, you just believe in Jesus Christ guarantees everlasting life because it lays the Scripture. How long are you going to risk your salvation by believing in fairy way? Keep in mind that what is at stake is your eternal destiny. Do not let another day pass without depositing your trust in Jesus Christ. You do not know how long you are in this world and this is where you should make that decision. God bless you.

Creer en Jesús para Tener Vida Eterna

De cierto,  de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.

Juan 6:47

A pesar de que hoy día existen personas quienes creen que al morir todo se acaba, lo cierto es que Dios ha establecido todo lo contrario. Al morir pueden pasar dos cosas: vida eterna o muerte eterna. Por supuesto, quienes no creen en que existe algo más allá de la vida terrenal, probablemente no alcanzarán la vida eterna. La razón la explica claramente Juan 6:47: hay que creer en Jesucristo para tener vida eterna.

Lo que dice Juan 6:47 es una reafirmación de lo que expresa el versículo mejor conocido de la Biblia, Juan 3:16: Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. La vida eterna es la meta, creer en Jesús es la única vía posible para alcanzar esa meta. No hay otra ruta alterna hacia la vida eterna fuera de creer en el unigénito de Dios.

La modernidad ha tratado de presentar a Jesucristo como un personaje fuera de moda. Países que otrora se consideraban cristianos, hoy imponen leyes que coartan expresar el nombre de Jesús, supuestamente defendiendo los derechos de los no creyentes. Sin  embargo, con esas leyes violan los mismos derechos que tienen los creyentes y, muchas veces, nadie dice nada. La imagen de Dios que tiene el mundo hoy no es la verdad de la Biblia. Invocando la coexistencia de credos, se ha pretendido invocar a un Dios en el cual Jesucristo queda excluido.

Estamos viviendo en un tiempo en el cual se fomenta el libre pensamiento. En estos tiempos, la verdad aceptada depende del eje de referencia. Cada quien defiende su punto de vista como verdadero. Ciertamente vivimos lo que está escrito en Isaías 5:20-23: ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! ¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos! ¡Ay de los que son valientes para beber vino, y hombres fuertes para mezclar bebida; los que justifican al impío mediante cohecho, y al justo quitan su derecho!

El mismo profeta continúa diciendo a continuación las consecuencias de ese tipo de conducta. Dice Isaías 5:24: Por tanto, como la lengua del fuego consume el rastrojo, y la llama devora la paja, así será su raíz como podredumbre, y su flor se desvanecerá como polvo; porque desecharon la ley de Jehová de los ejércitos, y abominaron la palabra del Santo de Israel. Pretender cambiar las reglas y las leyes para satisfacer las preferencias vigentes en el mundo ni modifica la Palabra de Dios ni nos exonera de la culpa.

El propio Señor lo dice en Marcos 13:31: El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Por lo tanto, no importa lo que diga el mundo, no importa cuáles sean tus propias creencias, solo creer en Jesucristo te garantiza la vida eterna porque así lo establece la Escritura. ¿Hasta cuándo vas a arriesgar tu salvación por creer en cuentos de camino? Ten presente que lo que está en juego es tu destino eterno. No permitas que pase un día más sin depositar tu confianza en Jesucristo. Tú no sabes cuánto tiempo más te queda en este mundo y es aquí donde debes tomar esa decisión. Dios te bendiga.

Jesus Christ is the Foundation

For no other foundation can anyone lay than that which is laid, which is Jesus Christ.

1 Corinthians 3:11

Every building first requires a solid foundation on which it will be build. It is the same whether it is construction, such as buildings, bridges, highways; projects and institutions of any kind. Without a foundation it is impossible to build a strong organization. To be sustained the church has a foundation in the person of Jesus Christ. And as 1 Corinthians 3:11 says no other foundation can anyone lay than that which is laid.

The civil engineering professionals, like my son-in-law, know very well that in any building, the base or foundation must be able to hold the entire structure. The base, also called footing or foundation is the set of structural elements whose mission is to transmit the loads of the building or the floor supported the elements, distributing them so that they do not exceed their allowable pressure and zonal loads occur. Because soil strength is usually lower than that of the pillars or walls which bear, the contact area between the ground and the foundation will be proportionally larger than the supported elements (except in very consistent rocky soils).

Instead the structure is part of the building that receives and transmits supports loads or weights through its elements to the ground. In construction, the structure has a better and more logical behavior when more direct makes the transmission of forces from the elements that make up the field. In other words, while there is a good link between the foundation and structure, the better the performance of the latter according to the principles of civil engineering.

The church is the structure and its foundation, its base, its footing is alone and no one but Jesus Christ. Contrary to what some have misinterpreted Scripture in Matthew 16:18: And I also say to you that you are Peter, and on this rock I will build My church, and the gates of Hades shall not prevail against it. The rock on which was built the church is not Peter or any other man, but the Lord Jesus himself. 1 Corinthians 3:11 says very clearly that no one can lay any foundation other over who is laid, that is Jesus Christ.

Peter himself refutes those who erroneously have wanted to place him as the foundation of the church. 1 Peter 2:4-5 says: Coming to Him as to a living stone, rejected indeed by men, but chosen by God and precious, you also, as living stones, are being built up a spiritual house, a holy priesthood, to offer up spiritual sacrifices acceptable to God through Jesus Christ. If every member of the church is a living stone is because we are supported by the living rock Jesus Christ.

Having clear that Jesus is the foundation of the church, we as the structure, receive, endure and transmit His message to the world. And we can do it correctly as we have a direct connection, a good link with Jesus Christ. Our behavior will be better when we are connected with Him. God bless you.

Jesucristo es el Fundamento

Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.

1 Corintios 3:11

Toda edificación requiere primero una base sólida sobre la cual se va a construir. Sucede lo mismo si se trata de obras de construcción, como edificios, puentes o carreteras, que con proyectos e instituciones de cualquier tipo. Sin un fundamento es imposible levantar una organización sólida. La iglesia para poder sustentarse tiene un fundamento en la persona de Jesucristo. Y como dice 1 Corintios 3:11: nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto.

Los profesionales de la ingeniería civil, como mi yerno, saben muy bien que en cualquier edificación, la base o fundamento debe ser capaz de sostener toda la estructura. La base, también llamada zapata, fundamento o cimentación es el conjunto de elementos estructurales cuya misión es transmitir las cargas de la edificación o elementos apoyados a este al suelo, distribuyéndolas de forma tal que no superen su presión admisible ni produzcan cargas zonales. Debido a que la resistencia del suelo es, generalmente, menor que la de los pilares o muros que soportará, el área de contacto entre el suelo y la cimentación será proporcionalmente más grande que los elementos soportados (excepto en suelos rocosos muy coherentes).

En cambio la estructura es la parte de la edificación que recibe, soporta y transmite las cargas o pesos a través de sus elementos hasta el terreno. En la construcción, la estructura tiene un mejor comportamiento cuando más directa y lógica haga la transmisión de esfuerzos desde los elementos que la componen hasta el terreno. En otras palabras, mientras haya un buen enlace entre la cimentación y la estructura, mejor será el comportamiento de la última de acuerdo a los principios de la ingeniería civil.

La iglesia es la estructura y su cimentación, su zapata, su base, su fundamento es solo y nadie más que Jesucristo. Contrario a lo que algunos han malinterpretado de la Escritura en Mateo 16:18: Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. La roca sobre la cual se ha edificado la iglesia no es Pedro ni ningún otro hombre, sino el propio Señor Jesús. 1 Corintios 3:11 dice muy claro que nadie puede poner otro fundamento por encima de quien ya está puesto, es decir Jesucristo.

El propio Pedro desmiente a quienes erróneamente lo han querido colocar como el fundamento de la iglesia. 1 Pedro 2:4-5 dice: Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. Si cada miembro de la iglesia es una piedra viva es porque estamos sustentados por la roca viva, Jesucristo.

Teniendo claro que Jesús es el fundamento de la iglesia, nosotros como la estructura, recibimos, soportamos y transmitimos Su mensaje al mundo. Y lo podemos hacer correctamente a medida que tenemos una conexión directa, un buen enlace con Jesucristo. Nuestro comportamiento será mejor conectados con Él. Dios te bendiga.

Your Faith Has Saved You

Jesus turned around and saw her, and said, “Courage, daughter! Your faith has saved you.” And from that hour the woman was cured.

Matthew 9:22

Salvation is only possible through faith. Who lacks faith will get absolutely nothing in his or her life. But worst of all, the lack of faith could earn not receive salvation but live eternally in a place of perdition. Who seeks salvation must first have the faith to believe that he or she will get it. We must have the faith of the woman of blood flow, as Matthew 9:21 says: for she said within herself, If I do but touch his garment, I shall be made whole.

In the gospels, Jesus told four people the same words: your faith has saved you. These people were the sinful woman (Luke 7:50), the woman with the issue of blood (Matthew 9:22 and Luke 8:48), the leper (Luke 17:19) and the blind man of Jericho (Mark 10:52 and Luke 18:42). The sinful woman made her demonstration of faith anointing Jesus’ feet with perfume. The woman of blood flow showed her faith by touching Jesus’ garment. The blind and the leper trusted that the Lord could heal them and He did.

Faith is necessary to save us, that no doubt. We cannot pretend to be saved in the middle of the doubt. Nor can obtain salvation using different faith to do things. Nor our deeds, good or worthy or believe us, nor our good luck or money or be popular and admired throughout the world. None of that guarantees salvation. Nor do we save by being leading members of a particular church or come from a family lineage. Only faith in Jesus Christ gives us the assurance that we are saved.

Scripture is very clear on this. Says 1 Peter 1:5:  who are kept by the power of God through faith for salvation ready to be revealed in the last time. He continues, 1 Peter 1:9: receiving the end of your faith—the salvation of your souls. Faith keeps us to get salvation. That same faith has the specific purpose of saving our souls. So the Bible makes abundantly that faith is the vehicle that leads to salvation.

We have seen that both Jesus and Peter affirm the role of faith in our salvation. Paul reaffirms in Ephesians 2:8-9: For by grace you have been saved through faith, and that not of yourselves; it is the gift of God, not of works, lest anyone should boast. We are saved by grace; but through faith. And to leave no doubt, Paul states in Ephesians that salvation is a gift, a gift of God and that our works do not help us at all.

Now that you know you need faith to save, you could ask me: faith in what or whom? Am I can save if I have faith in my abilities and myself? The faith that saves you is the faith in Jesus Christ. And faith means trusting blindly. Show your faith giving your heart, your life to Jesus Christ. Let Him lead your destination. I assure you that you will have made the best decision of your life and you will gain eternal life. God bless you.

Tu Fe te Ha Salvado

Pero Jesús, volviéndose y mirándola, dijo: Ten ánimo, hija; tu fe te ha salvado. Y la mujer fue salva desde aquella hora.

Mateo 9:22

La salvación solo es posible por medio de la fe. Quien carece de fe no obtendrá absolutamente nada en esta vida. Pero lo peor de todo es que la carencia de fe podría acarrearle no recibir salvación sino morar eternamente en un lugar de perdición. Quien busca salvarse primero debe tener la fe para creer que la obtendrá. Hay que tener la fe de la mujer del flujo de sangre, como dice Mateo 9:21: porque decía dentro de sí: Si tocare solamente su manto, seré salva.

En los evangelios, Jesús le dijo a cuatro personas las mismas palabras: tu fe te ha salvado. Estas personas fueron: la mujer pecadora (Lucas 7:50), la mujer del flujo de sangre (Mateo 9:22 y Lucas 8:48), el leproso (Lucas 17:19) y el ciego de Jericó (Marcos 10:52 y Lucas 18:42). La mujer pecadora hizo su demostración de fe ungiendo los pies del Señor con perfume. La mujer del flujo de sangre demostró su fe tocando el manto de Jesús. El leproso y el ciego confiaron que el Señor podía sanarlos y así sucedió.

La fe es necesaria para salvarnos, de eso no cabe la menor duda. No podemos pretender ser salvos en medio de la duda. Tampoco es posible obtener la salvación utilizando cosas distintas a la fe para lograrlo. Ni nuestras obras, ni creernos buenos o dignos, ni nuestra buena suerte o el dinero, ni ser populares y admirados por el mundo. Nada de eso nos garantiza la salvación. Tampoco nos salvamos por ser miembros destacados de una iglesia particular o provenir de una familia de abolengo. Solo la fe en Jesucristo nos da la seguridad de que somos salvos.

La Escritura es muy clara al respecto. Dice 1 Pedro 1:5: que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero. Y continúa diciendo 1 Pedro 1:9: obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas. La fe nos guarda para alcanzar la salvación. Esa misma fe tiene el propósito específico de salvar nuestras almas. De modo que la Biblia establece meridianamente que la fe es el vehículo que nos conduce hacia la salvación.

Hemos visto que tanto Jesús como Pedro afirman el papel que desempeña la fe en nuestra salvación. Pablo lo reafirma en Efesios 2:8-9: Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Nos salvamos por gracia; pero por medio de la fe. Y para que no quede dudas, Pablo indica en Efesios que la salvación es un regalo, un don de Dios y que nuestras obras no nos sirven para nada.

Ahora que conoces que necesitas la fe para salvarte, me podrías preguntar: ¿fe en qué o en quién? ¿Me puedo salvar si tengo fe en mis habilidades y en mí mismo? La fe que te salva es la fe en Jesucristo. Y fe significa confiar ciegamente. Demuestra tu fe entregando tu corazón, tu vida a Jesucristo. Deja que Él conduzca tu destino. Te aseguro que habrás hecho la mejor decisión de tu vida y ganarás vida eterna. Dios te bendiga.