Dios Hace Todas las Cosas Nuevas

Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.

Apocalipsis 21:5

La historia de la creación se narra en el capítulo 1 de Génesis. Ahí podemos ver descrita la secuencia mediante la cual Dios hizo todo lo que existe. Por otro lado, cuando la gente escucha mencionar la palabra Apocalipsis, la primera imagen que le llega a la mente es final, castigo, destrucción. Para mí, Apocalipsis es el libro más hermoso de la Biblia ya que contiene las promesas más valiosas para el que cree. Una de ellas está en Apocalipsis 21:5 y consiste en una nueva creación que sustituya a la primera corrompida por el pecado.

Adquirir una cosa nueva es algo que llena de satisfacción a quien lo logra. ¿Quién no se emociona al manejar por primera vez su carro nuevo? Lo mismo sucede cuando compramos un nuevo televisor, una nueva computadora o un nuevo teléfono celular. Al usar por primera vez cada uno de esos aparatos, nos sentimos como niños con juguetes nuevos y no queremos dejarlos hasta que hayamos aprendido todas las funciones que lo distinguen de su similar al cual estamos sustituyendo.

Durante mi niñez, me encantaba el inicio del año escolar. Cuando llegaban a mis manos los nuevos libros de texto, no los soltaba hasta que no hubiese hojeado cada uno de ellos página por página. Me detenía a ver las figuras, los mapas, los retratos de personajes históricos, las fotos de animales y plantas e incluso hasta las fórmulas en los libros de ciencias o matemáticas. Finalmente, los tomaba con mis dos manos, cerraba mis ojos y los colocaba cerca de mi nariz para deleitarme con el olor a libro nuevo.

Todo lo que fue nuevo alguna vez, sea carro, televisor, computadora, teléfono celular, libros, ropa o zapatos, al cabo de cierto tiempo de uso se añeja. El carro comienza a fallar; el control remoto del televisor pudo haberse caído varias veces y ya no nos permite encenderlo; la computadora o el teléfono celular se vuelven lentos; la ropa pierde color y su textura se hace más frágil; los zapatos se vuelven quebradizos y las páginas de los libros se vuelven amarillentas. Todo eso sucede por el uso y, algunas veces, por el abuso.

Cuando Dios creó los cielos, la tierra y todo lo que ella contiene vio que todo era bueno. Durante el proceso de la creación de la luz, los continentes, los mares, los árboles, la luna, el sol, las estrellas, los peces, las aves, los animales terrestres y el hombre, Dios siempre estuvo satisfecho con lo que había creado. Génesis 1:31 dice: Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto. Al inicio de la creación todo olía a nuevo y era bueno en gran manera.

La aparición del pecado en la tierra trajo consigo maldición y corrupción. Génesis 3:17 dice: Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Pero el gran amor y la misericordia de Dios lo han movido a darnos la más hermosa promesa contenida en Apocalipsis 21:5: hacer nuevas todas las cosas. Esas palabras son fieles y verdaderas, créelo. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s