Consultando Primero con Dios Antes de Actuar

Encomienda a Jehová tus obras, y tus pensamientos serán afirmados.

Proverbios 16:3

Las cosas deben de ponderarse bien antes de ser ejecutadas. Sin embargo, hay personas tan activas e impacientes que se lanzan a ejecutar sus acciones sin pensarlo. El resultado casi siempre es el fracaso porque no previeron los inconvenientes que se presentarían en el camino. Eso pasa incluso con personas creyentes, quienes hacen las cosas sin antes consultarlas con Dios. Y cuando tienen el agua al cuello, entonces acuden a Dios para que los rescate. Proverbios 16:3 nos dice que el primer paso antes de actuar es poner nuestros planes en las manos de Dios quien afirmará nuestros pensamientos.

Para mí no resulta muy difícil entender lo que dice Proverbios 16:3. Como profesional de la ingeniería, conozco la importancia de la planificación y el diseño como pasos previos a la ejecución de cualquier obra. Sé que todo lo que ha sido construido por el hombre fue primero una idea, un proyecto que fue concebido por alguien, luego pasó por un proceso de análisis hasta finalmente ser aprobado y construido antes de que pudiera ser utilizado. Comprendo también que las personas que no tienen mi trasfondo profesional quizás no lo vean tan fácilmente.

Pero no es necesario ser un ingeniero para darse cuenta de que primero las cosas se piensan, se plantean, se consultan y se analizan antes de ponerse en práctica. Un agricultor también lo sabe. Cuando tiene frente a sí la tierra, este hombre piensa lo que va a sembrar. Y tal vez no va a confiar solo en lo que sabe, sino que le preguntará a quienes sembraron antes que él en los terrenos vecinos acerca de cuál es el cultivo que mejor se ajusta a esa tierra. Seleccionará las semillas, preparará la tierra y hará una serie de pasos previos a la siembra. Una vez ya sembrada la semilla, el fruto no es inmediato ya que requiere dedicar tiempo en el cuidado de la planta antes de que eso suceda.

Hay personas, incluyendo algunos que se autodenominan cristianos, quienes piensan que Dios debe ser excluido de ciertos aspectos de su vida. Este tipo de persona no cree que Dios tenga jurisdicción sobre sus finanzas o en la elección de su pareja. Ellos piensan que está bien que nuestro Padre Celestial intervenga en las cosas espirituales; pero que lo material o relacional es algo que no le incumbe. Quienes piensen así cometen un error muy grave porque no existe nada sobre la tierra en lo cual Dios no tenga injerencia.

Cuando compramos un artefacto que necesite ensamblaje, lo más prudente es seguir al pie de la letra las instrucciones del fabricante. Sería muy tonto no seguir los pasos para armar el aparato o equipo en el orden establecido. Si lo hacemos a nuestro modo, es muy probable que nos sobren piezas o que las coloquemos de manera incorrecta. Dios es el fabricante de todo lo creado y Sus instrucciones son las correctas para llevar a cabo cada detalle de nuestras vidas.

Creemos conciencia de que incluir a Dios en nuestra toma de decisiones nos beneficia en gran manera. La sabiduría de Dios es superior a la de toda la humanidad combinada. Su amor por Sus hijos no tiene límites y siempre procurará el bien para nosotros. Antes de tomar cualquier acción o proyecto, consultemos con Él. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s