Dios Nos Dio Vida

Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados.

Efesios 2:1

Hoy día hay un gran debate sobre cuando comienza la vida. Los defensores del aborto consideran que la vida da inicio al nacer. Los que están en contra del aborto piensan que la vida empieza en el momento de la concepción. En ese dilema hay quienes defienden y quienes se oponen a aceptar que un feto es un ser humano. Independientemente de este punto polémico, todos están de acuerdo que una persona que ha nacido, crece, camina y respira tiene vida. Sin embargo, desde el punto de vista bíblico, según Efesios 2:1, podemos caminar y respirar aun estando sin vida porque nuestros delitos y pecados nos hacen muertos.

Una de las canciones cristianas mejor conocida de todos los tiempos es Amazing Grace (Sublime Gracia en la versión en español). El autor de este hermoso himno es John Newton, un inglés que vivió entre 1725 y 1807. La primera parte de su vida, Newton fue comerciante de esclavos, actividad en la que se destacó por su crueldad y abyección, conductas de las que se arrepintió para convertirse en pastor protestante.

Se dedicó a la navegación desde los 11 años acompañando a su padre. En 1743, fue guardiamarina de la Marina inglesa durante un periodo pero al intentar desertar fue capturado y sentenciado a recibir latigazos. Luego navegó en distintos barcos dedicado al tráfico de esclavos, donde destacó por los abusos y malos tratos que podía infligir a sus víctimas. En 1748 durante una navegación frente a la costa de Donegal, Irlanda, su barco fue sorprendido por una tormenta. Newton despertó en medio de la noche mientras el barco se hundía y comenzó a encomendarse a su Dios. Milagrosamente su barco pudo quedar a la deriva y logró salvarse.

La fecha 10 de marzo de 1748 le quedaría marcada para el resto de su vida. De aquel punto él evitó la blasfemia, el juego, y la bebida. Aunque seguía trabajando en la trata de esclavos, cada vez más aumentaba su compasión por ellos. En Liverpool, el puerto más importante del comercio triangular, logró un cargo como el primer oficial a bordo del barco negrero Brownlow, destinando a las Antillas vía la costa de Guinea. Mientras estaba en el oeste de África (1748-1749), Newton reconoció la insuficiencia de su vida espiritual. Enfermó con una fiebre y profesó su creencia llena en Cristo, pidiendo a Dios tomar el mando de su destino. Él más tarde dijo que esta fue la primera vez que él se sintió totalmente en paz con Dios.

La canción Amazing Grace puede considerarse el testimonio mismo de su autor John Newton. La primera estrofa podría traducirse de esta manera: “¡Sublime gracia! ¡Cuán dulce es el sonido que salvó a un miserable como yo! Una vez estuve perdido, pero ahora soy encontrado; estaba ciego, pero ahora veo.” Definitivamente que John Newton reconocía que estaba muerto en sus delitos y pecados, como dice Efesios 2:1.

Pero al igual que el cruel negrero inglés John Newton estuvo muerto en sus delitos y pecados, yo lo he estado. Y tú que me escuchas o lees este mensaje lo has estado o quizás aún lo estás, solo la gracia sublime de Dios nos da vida. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s