Habrá un Juicio

Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.

Hebreos 9:27-28

La palabra juicio no es agradable para nadie. Cuando la escuchamos nos imaginamos un tribunal, juez, fiscal, abogados, jurados, acusación, multa, cárcel, culpable y condena. A menos que uno sea un abogado y se gane la vida en las cortes, no es nada placentero estar en un juzgado y mucho menos si estamos en el banquillo de los acusados. Y aunque muchos seres humanos jamás tendrán que pisar una corte en la Tierra, ninguno de nosotros escapará de un juicio al morir.

John Charles Ryle (1816-1900), pastor inglés del siglo XIX dijo lo siguiente: “Esté muy seguro de esto, las personas nunca rechazan la Biblia porque no pueden entenderla. Ellas la entienden demasiado bien; ellas entienden que condena su propia conducta; entienden que testifica en contra de sus propios pecados, y les convoca a juicio.” Por su parte, el evangelista norteamericano Bill Bright (1921-2003) dijo: “Jesús pasó más de Su tiempo advirtiendo a Sus oyentes respecto al inminente juicio del infierno que hablando de los deleites del cielo.”

Un ejemplo de lo que dice Bill Bright está en Mateo 12:36: Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Aquí el Señor deja claro dos cosas. Primero que habría un juicio y segundo que vamos a rendir cuenta de todo lo que hayamos dicho. Por supuesto, si rendiremos cuenta de las palabras que hemos dicho, con mayor razón vamos a tener que responder por nuestros actos en el día del juicio.

Mucha gente no se siente convencida por lo que dice Mateo 12:36. Eso no le ayuda en nada a evitar un daño mayor para sí. El apóstol Pablo dice en Romanos 2:5: Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios. En los versículos siguientes a Romanos 2:5, Pablo dice claramente que seremos juzgados y pagaremos conformes a nuestras obras. Además dice cual será el premio y el castigo correspondiente.

En Apocalipsis 14:6-7 también se nos advierte sobre el juicio: Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.

Créalo o no, ciertamente habrá un juicio para todo ser humano. ¿Estás preparado para salir no culpable en el juicio? Mediante nuestras obras, la culpabilidad es inevitable. Por lo tanto, la salida debe ser otra. 1 Juan 4:17 dice: En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo. Confiemos en Su plan de salvación. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s