Un Mensaje a la Conciencia

Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos,  aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos, en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio.

Romanos 2:14-16

Una pregunta que muchos seguidores de la tradición religiosa judeocristiana se hacen es qué pasará con aquellos seres humanos que mueren careciendo del conocimiento del Dios de Israel. ¿En base a qué serán juzgados si desconocen la Ley de Dios? ¿Cómo serán justificados si nunca escucharon hablar de Jesucristo? ¿Será Dios igual de drástico con ellos y los condenará por una Ley que ignoraban? Romanos 2:14-16 da luz a cada una de esas interrogantes.

Paul Edwin Finkenbinder (1921-2012) fue un evangelista norteamericano nacido en Puerto Rico, quien fue conocido mejor en el mundo hispano como el Hermano Pablo. Por muchos años, el Hermano Pablo difundió un programa de radio titulado “Un Mensaje a la Conciencia,” justo el nombre que escogí para el mensaje de hoy. Yo crecí escuchando los mensajes del Hermano Pablo y, aunque no me consideraba cristiano cuando los oía, debo reconocer que sus mensajes calaron en mi conciencia.

Y hay algo más que debo agregar con respecto al Hermano Pablo. Cuando decidí seguir el llamado de Dios y empezar a escribir a diario y difundir mensajes como este, Paul Edwin Finkenbinder, el Hermano Pablo, fue mi modelo, mi inspiración. Vi conveniente difundir mensajes cortos y utilizar los medios que estuvieran a mi alcance para darlos a conocer. Así como el Hermano Pablo utilizó la radio, la cual era el medio que disponía, hoy uso la Internet y los teléfonos inteligentes para llegar a la gente.

La esencia de Romanos 2:14-16 describe precisamente un mensaje a la conciencia de cada individuo humano, tal como era el título del corto programa radial del Hermano Pablo. Probablemente existan pueblos y tribus en aislamiento total a donde no puedan llegar los misioneros que llevan las buenas nuevas de salvación; pero la bondad, el amor y la misericordia de Dios no son excluyentes y de alguna manera Su Ley quedará escrita en los corazones de esas personas para que tengan la oportunidad de responder ante Él.

También hay otras personas quienes sí han escuchado hablar de Dios por muchos medios; pero quienes han decidido hacerse una idea de Él conforme a su propio pensamiento. Este es un mensaje a la conciencia de esas personas. Dios no es como tú quieres que sea. Él es el que es y Su Ley no puede ser acomodada a tus gustos y preferencias. Revisa la Ley de, está en la Biblia y analiza cuántas veces la has violado.

Si Dios te juzgara conforme a lo que has hecho, en tu conciencia sabrás que eres culpable. No trates de justificarte porque tus obras no te ayudarán. Cualquier bien que hayas hecho queda anulado con una simple violación. Solo la gracia de Dios te puede salvar de la perdición eterna. Arrepiéntete hoy de tus pecados. Entrega tu corazón a Jesucristo y tendrás perdón y vida eterna. No demores tu decisión, la vida es corta. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s