Nadie Es Bueno

Al salir él para seguir su camino, vino uno corriendo, e hincando la rodilla delante de él, le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios.

Marcos 10:17-18

¡Qué respuesta tan contundente dio Jesús! Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios. Muchos dicen que son buenas personas, pero el Señor afirma que ningún ser humano es bueno. Lo siento mucho por aquellos que hasta hoy se habían considerado buenos, nadie pasa la prueba de bondad ante Dios. La razón es bastante sencilla de explicar. Si el estándar para medir el nivel de bondad es el propio Dios, es totalmente imposible que alguien supere satisfactoriamente la prueba.

La mayoría de la gente piensa que es buena. Yo mismo, por muchos años, fui partícipe de ese error. Como gran parte de la humanidad, yo me creí la mentira que escuché desde niño acerca de que hay cosas más malas y menos malas. Entonces hice una idea en mi mente de que las cosas menos malas podrían ser consideradas aproximadamente buenas, lo cual no me hacía una mala persona, sino alguien medianamente bueno. Por lo tanto, no me consideraba en riesgo de ir a parar al infierno, quizás solamente iba a pasar por un ligero escarmiento en el imaginario purgatorio.

La razón por la cual muchos, como pasaba conmigo, se consideran buenos, es porque usamos un estándar equivocado. Nos creemos buenos porque nos comparamos con gente como Pedro Alonso López, “El Monstruo de los Andes.” Quien asesinó unos 350 niños en Colombia, Ecuador y Perú. O nos comparamos con Jack el Destripador, o terroristas como Timothy McVeigh y sus 168 muertos en Oklahoma City. Quizás pensamos que nuestra maldad no se compara con la de Pablo Escobar Gaviria, Al Capone o Adolf Hitler.

Lo malo de todo esto es que lo que estamos midiendo es nuestra bondad, no cuánta es nuestra maldad. Por lo tanto, en lugar de usar un estándar de maldad, debemos hacer la comparación usando un estándar de bondad. El único estándar de bondad válido es el propio Dios. Es por eso que absolutamente nadie será considerado bueno. Ante Jack el Destripador parecemos angelitos, pero comparados con Dios somos tan malos como el que más.

El predicador británico John Blanchard (1932- ) dijo: “La Biblia no presenta al hombre como una criatura que se levanta, sino como una que ha caído.” En tal sentido, a la luz de la Escritura, ninguno de nosotros pasaría la prueba de bondad. Todos estaremos en el mismo bote que los asesinos en serie, los violadores, los terroristas, los narcotraficantes, los tiranos, los asaltantes, los sicarios y toda clase de criminales.

Si todavía en tu corazón sigues resistiéndote a admitir que no eres mejor que los peores criminales porque tu moral es mejor que la de ellos, mira lo que dice Charles Spurgeon: “La moralidad puede mantenerte fuera de la cárcel, pero solo la sangre de Jesús puede mantenerte fuera del infierno.” Podrías pensar que no has cometido delitos que te lleven a la cárcel, pero tus pecados te llevarían al infierno y solo Jesús te salva. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s