Justificados por Gracia

Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

Romanos 3:24-26

Todos hemos pecado según Romanos 3:23, por lo tanto, nadie puede declararse inocente ante el juicio de Dios. Hay demasiadas evidencias en contra nuestra, lo cual garantiza una condena segura. Y la condena queda debidamente establecida en Romanos 6:23: Porque la paga del pecado es muerte. Por lo tanto, solo algo que provenga fuera de nosotros nos salvaría de la pena de muerte. Ahí es donde entra la gracia que Pablo nos muestra en Romanos 3:24-26. La gracia es lo que nos justifica, no existe otra vía para lograrlo.

Lo primero que dice Romanos 3:24-26 es: Siendo justificados gratuitamente por su gracia. Lo que es gratuito es un regalo. El predicador inglés del siglo XVII William Secker dijo: “Aquel que no toma el cielo como regalo; tendrá el infierno como deuda.” Otro predicador inglés del mismo siglo, William Jenkyn (1613-1685) dijo: “La gracia no es algo nativo sino un donativo.” Ambos coinciden en que la gracia es un regalo, un donativo, una dádiva de parte de Dios.

Luego Romanos 3:24-26 dice: mediante la redención que es en Cristo Jesús. La gracia solo fue posible porque Jesucristo fue puesto en el lugar que le correspondía estar a cada pecador. El predicador inglés Thomas Brooks (1608-1680) dijo lo siguiente: “La gracia verdadera capacitará a un hombre a pasar por encima a la corona del mundo para tomar la cruz de Cristo; a preferir la cruz de Cristo por encima de la gloria de este mundo.”

Veamos cómo podemos expresar lo que significa la gracia en términos sencillos. Cada hombre y cada mujer ha pecado lo suficiente como para merecer la pena máxima como castigo en el juicio de Dios. Vamos a imaginarnos que llegó el día de nuestro juicio y estamos en el banquillo de los acusados en el tribunal de Dios. Ya nos han leído todas y cada una de nuestras transgresiones a la Ley de Dios. De acuerdo a Romanos 6:23, nuestra condena es la muerte y el juez justo, Dios, debe dictar la sentencia condenatoria.

Al aplicar la justicia, la pena de muerte es la sentencia adecuada para nuestros pecados. Cuando el ángel secretario del tribunal va a leer la sentencia de muerte contra nosotros, entra Jesús y dice que Él va a ocupar nuestro lugar. El Señor manifiesta que Él está dispuesto a morir en lugar de cada uno de los pecadores de este mundo. Él dice que entiende que la paga del pecado es muerte y que, para que ninguno muera por sus pecados, Él va a morir en nombre de todos.

Al escuchar de labios del Señor su disposición de morir por cada uno de nosotros, nuestra mente debe de ir hacia el momento en que fue crucificado. Todo lo que Jesús padeció en esa cruz fue con el único propósito de evitar que cualquier pecador arrepentido fuera ejecutado para pagar por sus pecados. ¡Esa es la gracia! Para nosotros resulta gratuita; pero el precio de nuestra salvación fue muy alto: ¡toda la sangre de Jesús!

El pastor norteamericano Jerry Cross ha dicho: “Mientras más aprendamos a ver lo profundo de nuestro pecado, más vemos la profundidad de la gracia de Dios.” Nuestra justificación por gracia es inmerecida, solo el amor de Dios ha sido capaz de diseñar un plan de salvación así. Entregar tu corazón a Cristo no es nada, comparado a lo que ya Él hizo por ti. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s