Justificados por Fe

Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.

Romanos 3:28

Somos justificados por gracia, de acuerdo a Romanos 3:24: siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús. Y aunque la justificación sea gratuita, eso no quiere decir que sea automática. Si nos quedamos sentados a la espera de ser justificados sin que hagamos nada, llegaríamos ver el fin de nuestros días y luego de eso, lamentar que nuestra alma se perdió. ¿Qué debemos hacer? La respuesta la da Romanos 3:28: el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.

Voy a compartir lo que ha dicho el pastor norteamericano Terry L. Johnson: “La fe reformada hace una diferencia práctica significativa en cuanto al tema de la santificación. Su pesimismo con respecto a la naturaleza humana produce un fuerte énfasis en nuestra dependencia del Espíritu Santo. Sin embargo, lo hace sin dejar de ser realista acerca de lo que se requiere de nosotros.”

Continúa diciendo Johnson: “Aun en el caso del corazón redimido, el pecado no será vencido a no ser con un esfuerzo extenuante. No existen fórmulas mágicas. No hay secretos ocultos. No hay ‘claves’ especiales. Dios está obrando. Todo tiene que hacerlo o no habrá esperanza para nosotros. Pero nosotros debemos ‘ocuparnos de nuestra salvación.’ Si hay una clave es ésta: Ocúpate, lucha, pelea, porque Dios está obrando en nosotros.”

Con respecto a lo que dice Johnson de ocuparnos de nuestra salvación, es nuestra tarea dar el paso de fe para alcanzar la gracia. Si la gracia es el vehículo que nos conduce hacia nuestra justificación, la fe es la gasolina que lo mueve. Seremos salvados cuando somos justificados. 1 Pedro 1:9 lo dice muy claramente: obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.

Pablo también habla sobre la justificación por medio de la fe en Gálatas 2:16: sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado. Aquí queda claro en quién debemos poner nuestra fe a fin de ser justificados.

Teniendo muy en cuenta que las obras de la Ley, en lugar de justificarnos, nos condenan, la fe en Jesucristo es nuestra única fuente de salvación. ¿Cómo ponemos nuestra fe en Cristo? Lo primero que debemos hacer es arrepentirnos de todos nuestros pecados y dejar atrás la vida que llevábamos. Al abandonar nuestra vieja vida, nos convertimos a Cristo y dejamos nuestra vida en Sus manos, confiando en que solo Él nos conducirá hasta el Padre.

La gracia que nos salva es gratuita; pero no es una autorización para continuar pecando impunemente. No la tomemos literalmente como una amnistía, sino más bien como una probatoria. El pastor norteamericano John Piper (1946- ) dijo: “Quien ve en la cruz una licencia para seguir pecando no tiene la fe que salva. La marca de la fe es la lucha contra el pecado.”

Pongamos la fe en Jesucristo para ser justificados por Su gracia. Pero demostremos que hemos nacido de nuevo renunciando definitivamente a la vida pecaminosa. Que las cosas del mundo queden atrás y en lo adelante vivamos por Él y para Él. Ya Jesús hizo bastante al ocupar el lugar que nos correspondía estar por culpa de nuestros pecados. Dios te bendiga.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s