El Destino del Pecador

Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

Apocalipsis 21:8

La parte temible del libro de Apocalipsis es que describe de manera muy gráfica lo que sucederá con la humanidad pecadora que no se arrepienta. En Apocalipsis 21:8 se describe el lago de fuego y azufre, al cual también llama la muerte segunda. Se enumeran también quienes serán los que van a habitar perpetuamente este lugar de tormento. Ellos son los cobardes, los incrédulos, los abominables, los homicidas, los fornicarios, los hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos. Todas estas clases de personas son pecadoras y ese lago de fuego y azufre no es otra cosa que el infierno.

A mucha gente le desagrada que en las iglesias les hablen de temas como el infierno. Incluso hay quienes se niegan a creer en la existencia del mismo. Lo que sí le agrada a todo el mundo es que le hablen del cielo y las cosas buenas. El pastor norteamericano John MacArthur ha dicho: “Jesús habló más del infierno que del cielo. Él habló acerca de un fuego que nunca se apaga, de un lugar donde el gusano no muere, donde las personas crujen los dientes, se lamentan y lloran, donde hay absoluta oscuridad. Eso es el significado de perdición.”

Lo que dice John MacArthur se puede verificar fácilmente con solo leer las palabras de Jesús en los evangelios. Se pueden ver tales cosas, por ejemplo en Marcos 9:44-48, Mateo 8:12, Mateo 13:42, Mateo 22:13, Mateo 24:51 y Lucas 13:28, entre otros. Por lo tanto, no se hace un daño a nadie si se le enseña de los peligros de ir perpetuamente al infierno, sino todo lo contrario. Ocultar tales verdades bíblicas a la gente es perjudicarlas.

El predicador británico William Booth (1829-1912), fundador del Ejército de Salvación dijo: “Sacar a un hombre del barrio, sanar su cuerpo, regalarle ropa decente, proveerle una casa propia en el campo, y dejarle morir e ir al infierno, verdaderamente, no vale la pena.” Aunque la gente demanda de mensajes que les acurruquen el alma o precisan de que vengan en su ayuda para resolver sus problemas materiales, lo que realmente vale la pena es encaminarles a buscar su salvación e impedir que pasen una eternidad en el infierno.

Ahora bien, nadie va a darse cuenta de que en esta vida estamos de paso y que existe la opción de ir por la eternidad a un lugar de tormento si no se predica en tales términos y se les enseñan las verdades bíblicas tal como son. El inglés John Charles Ryle (1816-1900) dijo: “La gente jamás se encaminará decididamente hacia el cielo, ni vivirán como peregrinos, mientras no sientan que realmente están en peligro de ir al infierno.” Tal peligro es muy real y debemos estar muy conscientes del mismo.

El motivo principal de mis mensajes es precisamente el de advertir a la gente de ese gran peligro. Otros consiervos han sentido la misma ansiedad. Por ejemplo el evangelista alemán Reinhard Bonnke (1940- ) dijo: “Debemos advertir a la gente del peligro del infierno como si ellos fuesen nuestros propios hijos caminando al borde de un volcán.” También el predicador escocés William Still (1911-1997) dijo: “Si realmente creemos en la realidad el infierno, ¿no deberíamos proclamarlo desde las azoteas aun en contra de todas las normas y hacer que las personas teman vivir siquiera un instante sin huir a Dios para alcanzar misericordia?”

El destino del pecador es el infierno, y todos los somos, solo la misericordia de Dios a través de la gracia nos evita la muerte segunda. Arrepiéntete y conviértete a Él. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s