Dios Detesta el Orgullo

Abominación es a Jehová todo altivo de corazón; ciertamente no quedará impune.

Proverbios 16:5

Una de las cosas que Dios aborrece es el orgullo. En muchos lugares de la Biblia queda esto claramente establecido, siendo Proverbios 16:5 uno de ellos. Pero siempre han existido personas orgullosas en todo tiempo y en todo lugar. Esas personas se sienten superiores a los demás por diferentes motivos. Podría ser porque tienen dinero, o una posición social alta, o una buena preparación académica, o por ser de la raza mayoritaria o dominante. No importa lo que motive el orgullo, a Dios nunca le agradará esa postura.

Si bien es cierto que, por lo general, la mayoría de las personas orgullosas podrían tener las características antes señaladas, puede haber orgullo en otros estratos sociales. He conocido gente muy pobre que a la vez son muy orgullosas y también gente adinerada con un corazón humilde. También he conocido orgullosos de todas las razas y nacionalidades, así como gente sencilla de igual origen. Por lo tanto, el orgullo carece de un estereotipo específico y puede ser encontrado en cualquier lugar.

Meditemos en lo que dice la Escritura en Ezequiel 28:14-17: Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad. A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.

Ese querubín grande, protector que menciona el profeta Ezequiel no es otro que a quien hoy conocemos como el diablo o Satanás. La Escritura dice que él fue perfecto desde el día que fue creado hasta que se halló la maldad el él. Por lo que dice el versículo 17: Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor, el gran pecado de este querubín fue el orgullo. Se creyó mucho más grande e importante de lo que era realmente.

Isaías 14:-12-14 arroja más luz sobre el pecado cometido por el diablo cuando todavía era uno de los ángeles del cielo: ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.

La soberbia, el orgullo de Satanás fueron tan grandes que lo impulsaron a creerse igual a Dios y capaz de ocupar el trono del Altísimo. Y si Dios odia la mentira porque le hace recordar al padre de la mentira, es obvio que debe también odiar el orgullo porque fue el primer pecado cometido en el universo. Ese orgullo que desafiaba incluso la autoridad de Dios y pretendía ocupar su trono santo no puede ser jamás de Su agrado.

Quitemos de nuestro corazón todo vestigio de orgullo. Seamos como dice el Salmo 51:17: Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios. El mejor ejemplo de humildad nos lo ha dado nuestro Señor Jesús quien se humilló y entregó Su vida en la cruz por ti y por mí. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s