No Tomes el Rechazo como Personal

Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado. Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno; pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello.

1 Pedro 4:14-16

Hacerse cristiano no nos transforma en seres que le caerán bien a todo el mundo. Al contrario, lo más probable es que al convertirnos a Cristo recibiremos más rechazos que aceptación. Si ya siendo cristianos nos sentimos heridos al ser rechazados por el nombre de Jesús, entonces es que todavía no hemos nacido de nuevo. Porque ser cristiano implica morir a nosotros mismos a fin de que sea Cristo quien viva en nosotros. Entonces, el rechazo que recibimos no va dirigido a nosotros sino a la persona de Jesucristo.

Cuando nos desenfocamos de nosotros mismos y nos enfocamos en Cristo, entonces nos damos cuenta de que el protagonismo es Suyo, no nuestro. De este modo, lo bueno que pase es para Su gloria y lo malo que nos hagan es por Su nombre. El teólogo canadiense Donald Arthur Carson (1946- ) ha dicho: “Lo que todos Sus discípulos deben aprender es que ser un seguidor de Jesús conlleva una renuncia dolorosa de los intereses personales y una vuelta de todo corazón a los intereses de Jesús.”

Renunciar a nuestros intereses personales significa negarnos a nosotros mismos, lo cual es parte del llamado a seguirlo. Como dice Lucas 9:23: Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Tomar la cruz cada día significa que el camino no es fácil y que tendremos problemas. Como dice el evangelista neozelandés Ray Comfort (1949- ): “Pudiera parecer admirable, y hasta bíblico, sugerir que el cristianismo promete resolver sus problemas y mejorar su vida, pero simplemente no es cierto.”

Y abundando un poco más sobre ese tema, el teólogo inglés William Tyndale (1494-1536) dijo: “La senda de los creyentes no es fácil. Ser cristiano no libra de todos los problemas. Pablo cambió humildemente y ‘con muchas lágrimas,’ pero nunca huyó, nunca se rindió. El mensaje de salvación era demasiado importante de manera que no perdió oportunidad alguna para anunciarlo. Y además, predicó el mensaje de diferentes formas y a diferentes audiencias. Sin embargo, el mensaje permaneció inalterable: arrepiéntete de tu pecado y vuélvete a Dios por la fe.”

La sociedad postmoderna nos ha enseñado a ser políticamente correctos. La tolerancia y la coexistencia, junto al supuesto respeto a los derechos humanos han traído una nueva forma de persecución contra los cristianos. Los cristianos son forzados a tolerar los pensamientos de los demás mientras a los demás se les permite ser intolerantes con los cristianos. El martirio de cristianos no se limitó a los tiempos de Nerón o Calígula. Hoy día es practicado a diario en muchos lugares del mundo.

Sin embargo, debemos de tener en cuenta de que, si eres cristiano, no te van a perseguir porque te llamas Juan Pérez, sino porque hablas en el nombre de Jesús. Cuando tú actuabas solo como Juan Pérez, nadie se metía contigo; pero porque ahora ven a Jesucristo en ti, te persiguen y hostigan. No te avergüences de ser perseguido, ni reniegues de tu fe, el mensaje de salvación es demasiado importante para que claudiquemos. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s