Dios Llama al Arrepentimiento

Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.

Hechos 17:30-31

Las palabras dichas por Pablo en Hechos 17:30-31 tienen hoy tanta vigencia como el día que fueron pronunciadas. Hoy, como hace dos mil años, Dios llama al arrepentimiento a todo hombre y a toda mujer. Y la Escritura lo dice muy claro, no es una sugerencia sino un mandato, una orden. Algunos se sentirán ofendidos porque la orden le afectaría sus derechos; pero el pasarla por alto es más dañino aún porque habrá un día en el cual Dios juzgará al mundo con justicia.

Voy a compartir lo que dice el pastor norteamericano Richard Owen Roberts: “La primera palabra del evangelio no es ‘amor.’ No es ni siquiera ‘gracia.’ La primera palabra del evangelio es ‘arrepiéntete.’ Desde Mateo hasta Apocalipsis, el arrepentimiento es un tema urgente e indispensable colocado en el frente mismo del mensaje del evangelio.” La prédica moderna ha excluido temas como el arrepentimiento, el pecado y la santidad. La gente está más dispuesta a escuchar hablar sobre el amor, la gracia y el perdón. Lo malo es que ni la gracia ni el perdón son posibles sin un arrepentimiento genuino.

¿Qué significa arrepentimiento genuino? El pastor norteamericano Charles G. Finney (1792-1875) dijo: “El individuo que se arrepiente verdaderamente no solo ve el pecado como detestable y ruin, merecedor de aborrecimiento, sino que realmente lo aborrece, lo odia en su corazón.” El verdadero arrepentimiento implica abandonar por completo la vida de pecado y odiar esa forma de vida. Es hacer lo que dice la escritora norteamericana Rosaria Butterfield (1962- ): “El arrepentimiento requiere mayor intimidad con Dios que con nuestro pecado.”

Mucha gente tiene dificultad con el arrepentimiento porque nuestra definición de pecado puede ser distinta a la de Dios. Sin embargo, en nuestra relación con Dios, debemos hacer las cosas a Su manera, no a la nuestra. El predicador inglés Charles Simeon (1759-1836) dijo: “Una de las marcas más fundamentales del verdadero arrepentimiento es ver nuestros pecados como Dios los ve.” No se trata de acomodar la Palabra de Dios a nuestros gustos y preferencias sino de ajustar nuestra conducta al estándar de Dios.

El arrepentimiento es el primer paso que debemos dar para ser alcanzados por la gracia. Pero la gracia no nos autoriza a volver a la vida pasada llena de pecado. Al contrario, la gracia nos debe guiar hacia una vida de santidad, en la cual el pecado no tiene cabida. Al respecto, el pastor norteamericano David Powlison dice: “El arrepentimiento no es solo la manera en que comenzamos la vida cristiana; el arrepentimiento es la vida cristiana.” Arrepentirse de verdad es haber nacido de nuevo, de lo cual dice Juan 3:3: Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

Así pues que todo comienza con el arrepentimiento y todo debe continuar de esa manera hasta el fin. Si nacemos de nuevo, es porque somos distintos a lo que fuimos. El evangelio verdadero comienza y continúa con el arrepentimiento. El falso, lo describe el predicador norteamericano Paul D. Washer (1961- ) así: “El falso evangelio hace que el cerdo se sienta cómodo creyéndose oveja mientras se sigue revolcando en el lodo.” Dejemos atrás para siempre el lodo del pecado y abracemos el verdadero arrepentimiento. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s