Hay que Arrepentirse

Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.

Lucas 13:3

A mucha gente le fascina el Nuevo Testamento porque en él ven el amor de Dios, Su perdón y Su misericordia. Es en el Nuevo Testamento donde se habla de la gracia, de ser salvos por medio de la fe en Jesucristo, quien murió por los pecados de toda la humanidad. Pero hay un detalle que muchas veces se pasa por alto. Antes de recibir misericordia, amor y perdón, es necesario arrepentirse. En Lucas 13:3 el Señor nos dice que sin arrepentimiento, todos pereceremos igualmente. Por lo tanto, es imposible llevarle las buenas nuevas de salvación a quien no está en la disposición de arrepentirse.

El evangelista inglés Arthur W. Pink (1886-1952) dijo: “Presentar el sacrificio vicario de Cristo a aquellos cuya pasión dominante es llenarse de pecado, es dar lo que es santo a los perros.” Definitivamente que el arrepentimiento de pecados es un paso previo a la gracia. Es imposible que la gracia sea aceptada por quien todavía se cree merecedor de la salvación por mérito propio. Realmente, quien aún no se haya arrepentido no será capaz de entender lo que pasó en la cruz del calvario.

Hoy día mucha gente llega a los pies de Cristo por motivos equivocados. Ciertamente que todos tenemos problemas en la vida. Pero la búsqueda del Señor no debe ser para que se resuelvan nuestros problemas temporales sino para resolver el gran problema eterno que tiene cada ser humano. Suena duro, pero es muy cierto lo que dijo el pastor norteamericano Charles Finney (1792-1875): “Cuando los pecadores son descuidados y estúpidos, y hundiéndose en el infierno despreocupados, es hora de que la iglesia despierte a sí misma.”

Lo que dijo Charles Finney hace más de un siglo es una realidad que se vive actualmente. El pecado se ha multiplicado grandemente en el mundo; pero la gente vive sin preocuparse por su destino eterno. En lugar de arrepentimiento, la gente quiere justificar su pecado delante de Dios o exigirle a Él que cambie Su Ley para quedar impunes. Y por su parte la iglesia solo se ajusta a predicar lo que la gente quiere escuchar sin tocar los temas bíblicos que pudieran ofenderles.

Es hora de que se levanten predicadores que les digan a la gente lo que dice el Señor en Lucas 13:3: Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. Porque ciertamente sin arrepentimiento del pecador, el destino garantizado es el infierno, la muerte segunda, la perdición perpetua. La iglesia debe despertar de su letargo y dejar de lado las doctrinas desviadas que anuncian un falso evangelio de felicidad y prosperidad.

Ni Jesús, ni los apóstoles ni los grandes evangelistas de todas las épocas han predicado un evangelio que promete resolver los problemas de la gente. Las primeras palabras registradas de Jesús están en Marcos 1:14-15: Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.

Hoy las primeras palabras del evangelio cobran vigencia. El tiempo se ha cumplido, la segunda venida del Señor está cada día más próxima. Las señales antes del fin las vemos cada día. Y aunque solo el Padre sabe el día y la hora, debemos de estar preparados porque nosotros no lo sabemos, pero vendrá como ladrón en la noche. El Reino de Dios se ha acercado y todos somos llamados al arrepentimiento y a creer en el evangelio para no perecer. ¿Lo ha hecho tú? Si no es así, toma esa decisión hoy, antes que sea tarde. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s