Hay que Confesar los Pecados

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

1 Juan 1:9-10

A todo el mundo le gusta que le perdonen. Pero hay cosas que deben hacerse primero antes de recibir perdón. En la vida natural es poco probable recibir perdón por algo que no hemos reconocido como una falta nuestra. Lo mismo sucede en lo espiritual. Día a día ofendemos a Dios con nuestros pecados y, aunque Él está dispuesto a perdonarnos, nosotros debemos arrepentirnos primero de nuestros pecados y confesarlos delante de Dios.

El escritor y consejero cristiano norteamericano Winston T. Smith dijo: “La confesión de pecados es una proclamación del evangelio: una proclamación de que hay un camino de regreso en nuestras caídas, que hay rescate y sanación del quebrantamiento.” Confesar los pecados es ese camino directo hacia el perdón; es nuestra esperanza viva de alcanzar la redención; es el paso fundamental para alcanzar justificación a través de la gracia.

Sin una confesión de pecados no hay posibilidad de ser partícipes de la gracia. No tenemos otra opción que reconocernos pecadores si queremos alcanzar misericordia. Dice el pastor norteamericano John MacArthur (1939- ): “La doctrina de la salvación no es popular porque incluye el reconocimiento del pecado.” Lamentablemente para aquellos que rehúsan admitir sus pecados, la doctrina de la salvación por gracia es la correcta, es la esencia misma del Nuevo Pacto; pero para alcanzar la gracia, hay que confesar primeramente nuestros pecados.

La autora cristiana Nancy Leigh DeMoss (1958- ) dijo: “La diferencia entre dos personas pecadoras no es tanto la magnitud de su pecado, sino la respuesta que da al ser confrontado con él.” Sin lugar a duda que no existe un solo ser humano sobre la Tierra que no haya pecado. Ante los hombres, podría existir una escala de pecados; pero para Dios toda ofensa a Su Ley es igual de pecaminosa. Si somos confrontados y no reconocemos nuestra culpa, es imposible esperar que el Dios Justo y Santo a quien ofendimos nos perdone.

Los dos primeros reyes de Israel, Saúl y David, ambos pecaron contra Dios. A cada uno de ellos, Dios envió un profeta a confrontarlo. Cuando el profeta Samuel confrontó el pecado de Saúl, esta fue su respuesta: Y Saúl respondió a Samuel: Antes bien he obedecido la voz de Jehová, y fui a la misión que Jehová me envió, y he traído a Agag rey de Amalec, y he destruido a los amalecitas (1 Samuel 15:20). Saúl se justificó en lugar de confesar su pecado.

En cambio, cuando el profeta Natán amonestó a David por su pecado, el rey respondió lo que dice 2 Samuel 12:13: Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás. Mientras Saúl encubrió su pecado y fue desechado como rey de Israel, David lo confesó y fue perdonado. Mucha gente podría decir que el pecado de Saúl fue más leve que el de David porque el primero tan solo no siguió las instrucciones al pie de la letra mientras que el segundo adulteró y mató.

Para Dios toda desobediencia a sus instrucciones es un pecado igual de grave. La actitud que debemos tomar al ser confrontados por nuestras faltas debe ser como la de David o como la de John Newton, autor de “Amazing Grace,” quien dijo: “Yo recuerdo dos cosas: que soy un gran pecador, y que Jesús es un gran Salvador.” No encubramos nuestros pecados, más bien confesémoslos delante de Dios admitiendo nuestras culpas porque Él es fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos de toda maldad. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s