Andando como Él Anduvo

Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

1 Juan 2:3-6

Las palabras de 1 Juan 2:3-6 merecen mayor atención porque son una verdadera confrontación para todo aquel que se proclama como seguidor de Cristo. Decir que conocemos a Cristo y continuar practicando las cosas del mundo son dos cosas incompatibles. No podemos decir que somos cristianos y al mismo tiempo ser partícipes de las cosas que van en contra de la misma fe cristiana. Ser seguidor de Jesucristo nos conmina a hacer las cosas de la misma manera que Él las hizo durante Su caminar por la Tierra.

Repasemos el sermón del monte de los capítulos 5, 6 y 7 del evangelio de Mateo para ver la forma en la cual Jesús anduvo y espera que sus seguidores anden también. Debo aclarar dos cosas, la primera es que el sermón del monte no se limita a las bienaventuranzas como algunos piensan. Lo segundo es que debido a la extensión del sermón solo voy a mencionar la cita bíblica sin leer el texto correspondiente.

En las bienaventuranzas (Mateo 5:3-11), Jesús elogia a los pobres de espíritu, los mansos, los misericordiosos, los de limpio corazón y los pacificadores, entre otros. El mundo nos dice que tengamos un espíritu de triunfadores y, para ello, hay que pensar positivo, creerse ricos, no permitir que nadie nos ponga el pie encima, pensar primero en uno que en los demás y hacer la guerra si fuera necesario. Hay personas que dicen ser cristianos hoy día y también actúan de esa manera porque piensan que el fin justifica los medios.

En Mateo 5:13-14, el Señor dice que somos la sal de la Tierra y la luz del mundo. El pastor norteamericano Vance Havner (1901-1986) dijo: “Somos la sal de la Tierra, no el azúcar. Nuestro ministerio es realmente para limpiar y no solo para cambiar el sabor.” Andar como Él anduvo no es endulzarle el oído a la gente sino predicarles la verdad, no es mantenerlos en las sombras sino traerlos a luz admirable que es Jesucristo, es no enseñarles a quebrantar los mandamientos como dice el Señor en Mateo 5:19.

Andar como Él anduvo es amar a nuestro enemigos (Mateo 5:44), no solamente ocuparnos de nuestros familiares y que los demás se las arreglen como puedan. Andar como Él anduvo es no andar pregonando nuestra caridad (Mateo 6:3-4), sino ocuparnos de hacer el bien sin andar exhibiéndolo en las redes sociales para que nos elogien por lo que hacemos. Andar como Él anduvo es orar sin vanas repeticiones (Mateo 6:6-7) y usar la oración que Él nos enseño como un modelo, no como una letanía sin sentido.

Andar como Él anduvo es ayunar austeramente (Mateo 6:17-19), no ponernos a inventar dietas y llamarle ayuno mientras seguimos caminando como si nada sin buscar Su presencia. Andar como Él anduvo es buscar tesoros en los cielos (Mateo 6:19-21), no decretar pactos con Dios pretendiendo que Él es un corredor de la bolsa de valores el cual multiplicará nuestra inversión. Andar como Él anduvo es servir a Dios, no a las riquezas (Mateo 6:24).

Andar como Él anduvo es buscar primero el Reino de Dios y Su justicia (Mateo 6:33-34). Y cuando buscamos eso, nuestro afán y nuestra preocupación deben desaparecer porque toda nuestra confianza está depositada en nuestro amado Padre Celestial. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s