Creer en el Nombre de Jesucristo Es un Mandamiento

Y este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado.

1 Juan 3:23

En 1 Juan 3:23 encontramos la esencia misma del Nuevo Pacto de Dios con la humanidad. De la misma manera que en el Antiguo Pacto, Dios entregó Su Ley, los Diez Mandamientos,  a Su pueblo a través de Moisés, en el Nuevo, Dios ha manifestado también Su mandamiento. Y el apóstol Juan nos lo recuerda cuando dice: Y este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado. Por lo tanto, creer en el nombre de Jesús no es una simple sugerencia, sino un mandamiento.

Entre las definiciones de la palabra creer están: dar por cierta una cosa que no está comprobada o demostrada; tener confianza en algo; tener fe en los dogmas de una religión; considerar que una persona dice la verdad; tener cierta opinión sobre algo. Cuando Juan habla de creer en el nombre de Jesucristo se está refiriendo a tener fe y confianza en Él. Es obvio que nuestro Señor siempre dice la verdad, por lo tanto, nuestra fe y nuestra confianza en Él están respaldadas por Su Palabra, la cual es verdad.

Un mandamiento no es una sugerencia o una simple petición sino una orden dada con poder y autoridad. Naturalmente que no todo el mundo acata las órdenes y hasta hay quienes se ufanan de que violar las normas es su deporte favorito. Pero lo cierto es que quien viola las reglas establecidas va a sufrir las consecuencias de haberlas violado. Si usted va por una carretera cuyo límite de velocidad de 100 kilómetros por hora y decide conducir su auto a 120 porque le sube la adrenalina, ciertamente podría recibir una multa si un patrullero de carreteras lo detiene.

Sobre el mandamiento de creer en el nombre de Jesucristo, recordemos las palabras que dijo Pedro en Hechos 4:11-12: Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. Pasar por alto el mandamiento de creer en el nombre de Jesús conlleva la pérdida de la salvación. No podemos salvarnos por creer en un nombre distinto al de Jesucristo. Y que quede muy claro, esta regla no tiene excepción.

También el apóstol Pablo habla al respecto en Filipenses 2:9-11: Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. El nombre de Jesús es un nombre sin igual, incomparable y está por encima de cualquier otro nombre. No hay discusión al respecto, la Biblia es muy clara sobre ese tema.

Podrás pensar que creyendo en los nombres de santos, vírgenes o líderes religiosos te podría ayudar a alcanzar mejor el favor de Dios. Y a lo mejor tu pensamiento es porque toda tu vida alguien te ha enseñado así. Pero ponte a pensar si el origen de tales creencias ha salido en verdad de Dios y Su Palabra escrita, la Biblia. Yo te puedo asegurar que no es así sino que vienen de filosofías humanas, totalmente contrarias a la Escritura. Por lo tanto, guarda el mandamiento que está en 1 Juan 3:23, el cual te garantiza que no perderías porque tendrás vida eterna, obtendrás justicia de Dios, no serás avergonzado, vencerás al mundo, serás un hijo de Dios y serás sellado con el Espíritu Santo. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s