Solo Hay Dos Lugares Disponibles al Morir

Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas. Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá. Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos. El entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos.

Lucas 16:19-31

La historia del rico y Lázaro narrada en Lucas 16:19-31 deja bien claro que solo hay dos lugares disponibles para todo el que muera. De la misma manera que tras el veredicto en el juicio de Dios seremos declarados culpables o inocentes, el destino final es el lugar de castigo o el de paz. No hay ningún punto intermedio entre ambos lugares, solo dos: cielo o infierno. No existe un infierno ligero o purgatorio, no existe un pre-cielo o limbo. La Biblia es muy clara y solo habla de dos lugares reales.

Veamos cómo describe el Señor al infierno, el lugar donde fue el hombre rico. Él dice que el hombre estaba en tormentos, tenía mucha sed y estaba envuelto en llamas. Por su parte, el mendigo Lázaro fue llevado por los ángeles a un lugar donde recibía consuelo. Ambos lugares están separados y nadie puede pasar de uno al otro. Eso significa que cuando morimos, nada ni nadie puede movernos de donde hayamos ido. Si ese lugar es de tormento, cualquier esfuerzo que hagan los vivos que nos aman para movernos de allí sería inútil.

Lo que dice la historia del rico y Lázaro a partir del versículo 27 es algo que debemos meditar bastante. Hay tradiciones que enseñan que los muertos interceden por los que están vivos o que podemos hablar con ellos. Lo que dice el evangelio de Lucas contradice todas esas tradiciones. Las buenas nuevas de salvación llegan a las personas a través de los siervos de Dios que las predican. Y como dice tantas veces el Señor, quien tiene oídos para oír, oiga.

Te invito a meditar sobre Lucas 16:19-31. Mientras vivas tienes la opción de escoger tu residencia por la eternidad. Te doy la mala noticia de que el infierno lo tenemos asegurado por defecto. No se trata de si nos portamos bien o mal, nuestras obras no nos ayudan a salvarnos sino que nos condenan. Te recuerdo que una simple mentira es equivalente a quebrantar toda la Ley de Dios, la cual te va a condenar sin misericordia.

Solo la gracia de Dios a través del sacrificio de Jesús en la cruz nos puede salvar. No se trata de que seas miembro distinguido de esta o aquella iglesia. No se trata de que seas el hijo de un pastor, no se trata de religión ni tradición humana. Arrepiéntete de tus pecados, cree en el nombre de Jesucristo, conviértete a Él y tendrás vida eterna. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s