Aprendiendo a Ser Dignos del Señor

El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí.

Mateo 10:37-38

Muchas personas viven muy pendientes de su familia. Eso no está mal, los padres deben velar por sus hijos y darles lo mejor de sí, sobre todo sembrar los buenos valores. Los hijos, a su vez, tienen un mandamiento de parte de Dios para honrar a sus padres. En Mateo 10:37-38, el Señor establece claramente que quien antepone padre, madre, hijo o hija antes que a Él, no es digno de Él. De la misma manera, quien no es capaz de afrontar los sacrificios que conlleva seguir a Cristo, no es digno de Él.

He conocido a personas que dicen servirle a Cristo, pero quienes consideran a su familia intocable. Tales personas son expertas en ministrarle a otros cuando tienen un hijo enfermo o se le ha muerto la madre. Sin embargo, cuando la enfermedad o la muerte les tocan a ellos, no encuentran consuelo en Dios. Es como si le dijeran al Señor: “Te puedes encargar de mis asuntos espirituales, pero a mi familia no me la tocas porque yo puedo hacerme cargo mejor que tú.”

Indudablemente que este tipo de personas ponen a su familia primero que al Señor, lo que les descalifica para ser dignos de Él. Veamos lo que dice Génesis 22:1-3 sobre la actitud de Abraham: Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.

Abraham obedeció la voz de Dios a quien puso por delante de su único hijo. En Génesis 22:10-12 leemos: Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo. Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único. En ningún momento Abraham cuestionó la orden de Dios sino que estuvo dispuesto a obedecerla.

¿Harías tú lo mismo que Abraham? ¿Pondrías a Jesucristo primero que a tus hijos o tus padres? Si te conviertes a Cristo y tus padres te exigen que regreses a la tradición, ¿les harías caso a tus padres o te mantendrás unido a la verdad bíblica? Si tus hijos convocan a una reunión de sus amigos en tu casa el mismo día que has invitados a otros hermanos de la fe a compartir la Palabra de Dios, ¿suspenderías tu reunión para complacer a tus hijos?

Entiendo que servir al Señor no es nada fácil y que requiere muchos sacrificios. Jesucristo nunca nos prometió que caminaríamos sobre un lecho de rosas sino más bien sobre las espinas de esas rosas. Él siempre habló de tomar la cruz y caminar en pos de Él, pero nunca dijo que nos haría felices ni prósperos. Si Su Reino no es de este mundo, Sus siervos no tienen necesariamente que ser recompensados en el mundo al cual no pertenecen.

Si alcanzamos felicidad y prosperidad en esta tierra, ¡gloria a Dios! Pero si no, también ¡gloria a Dios! Aprendamos a ser dignos del Señor Jesucristo poniéndole a Él en el primer lugar de nuestra vida. Que ni nuestros progenitores, ni nuestros descendientes, ni nuestra pareja, ni nuestro trabajo, ni siquiera nosotros mismos estemos por encima de Él. Después de todo, Él ya ha dado más de lo que podemos dar: su propia vida para salvarnos. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s