La Paciencia de Dios

El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

2 Pedro 3:9

Si la segunda venida de Jesucristo a la Tierra no se ha materializado aún es porque Dios quiere darle la oportunidad a cada ser humano de tener arrepentimiento de sus pecados. La paciencia de Dios es debido a que Su mayor deseo es evitar que algún hombre o alguna mujer perezcan por no haber sido alcanzados por la gracia. El día del Señor vendrá, sin lugar a dudas, y nadie sabe cuándo será, solo el Padre. Pero debemos de estar preparados para cuando eso ocurra porque no habrá un aviso previo.

En los tiempos modernos, la humanidad se ha empeñado en alejarse cada vez más de Dios. Desde hace varias décadas le hemos estado diciendo a Dios que salga de nuestras vidas. Se impide que se ore o lea la Biblia en las escuelas. Se enseña a los niños desde muy temprana edad a no honrar ni respetar a sus padres sino a que los denuncien a la policía si los corrigen por un mal comportamiento. Se promueve la pornografía, el sexo libre, el matrimonio entre personas del mismo sexo y el aborto, mientras se prohíbe mencionar el nombre de Jesús.

A raíz de los actos terroristas del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos, Anne Graham, hija del respetado evangelista norteamericano Billy Graham fue entrevistada por Jane Clayson en el programa Early Show. Al preguntársele ¿Cómo pudo Dios permitir que sucediera esto? Anne Graham contestó entre otras cosas lo siguiente: “Es curioso cómo la gente simplemente manda a Dios a la basura y luego se pregunta por qué el mundo está en proceso de destrucción.”

Y continuó diciendo Anne Graham: “Es curioso ver como creemos lo que dicen los periódicos, la televisión, pero cuestionamos lo que Dios dice en Su Palabra, la Biblia.
Es curioso comprobar cómo hay artículos lujuriosos, crudos, vulgares y obscenos que circulan libremente por el ciberespacio.  Pero la conversación con Dios en público se suprime en las escuelas, en los lugares de trabajo y a veces hasta en el hogar. Es curioso ver cómo nos preocupa más lo que piensan los demás de nosotros, que lo que Dios piensa de nosotros.”

Y mientras nosotros estamos cada día cerrándole a Dios la puerta en la nariz, Él espera con mucha paciencia que pongamos los pies sobre la tierra y nos demos cuenta de nuestra verdadera condición. Los grandes problemas que aquejan la humanidad no son culpa de Dios sino de nuestra propia tendencia a preferir el pecado en lugar de seguir las instrucciones de nuestro Creador. Lo que Dios espera de nosotros es que reconozcamos que estamos muy mal y nos arrepintamos de nuestros pecados.

No es justificando nuestra desviada conducta que vamos a alcanzar misericordia y perdón de parte de Dios. Es tiempo de que dejemos de estar burlándonos de Dios, pretendiendo que como Él es amor va a pasar por alto toda nuestra iniquidad sin que movamos un dedo. Arrepentimiento no es seguir abusando de la paciencia de Dios y continuar con nuestra vida de pecado. Lo que debemos hacer es dar un giro de 180 grados y cambiar de rumbo.

Dios ha sido muy paciente con la humanidad, pero ¿cuánto más durará Su paciencia? El diluvio, Sodoma y Gomorra nos recuerdan que existe un límite. Es mejor arrepentirse a tiempo que provocar Su ira. El día para alcanzar la salvación es hoy. Dios te bendiga.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s