Que las Tribulaciones no Nos Inquieten

A fin de que nadie se inquiete por estas tribulaciones; porque vosotros mismos sabéis que para esto estamos puestos.

1 Tesalonicenses 3:3

He escuchado a muchos que se llaman a sí mismos cristianos decir alegremente que cuando llegue al mundo la gran tribulación ellos estarán gozando del Señor, quien habría de venir secretamente a rescatarlos. Yo no me atrevería a decir tal cosa. Si el Señor nos quiere proteger de la tribulación, ¡gloria a Dios! Pero si somos perseguidos y atribulados por el nombre de Jesús, también ¡gloria a Dios! No hay por qué inquietarse si padecemos tribulaciones, para eso estamos puestos, como dice la Escritura.

Es lamentable que muchos de los predicadores modernos no hablen de la posibilidad de que seamos perseguidos y de que pasaremos tribulaciones. A fin de ganar adeptos, hay quienes predican que Jesucristo es la solución para todos los problemas humanos. Se enfatiza en que la tristeza, la escasez, la soledad, la falta de empleo, entre otras cosas, van a desaparecer de forma automática al hacernos cristianos. No en vano el evangelista alemán Reinhard Bonnke se pregunta: “¿Se ha reducido el evangelio a una promesa de azúcar, un sazonador y todas las cosas agradables?”

En el mismo sentido se expresaba el predicador norteamericano Aiden Wilson Tozer (1897-1963) cuando dijo: “El mensaje cristiano de estos tiempos es aguado o desvirtuado para ajustarlo a lo que esté de moda en el mundo, y la finalidad es hacer el evangelio aceptable al público.” Lo malo de todo esto es que engañar a la gente con un falso evangelio lo único que consigue es llevarles por un camino de perdición. Complacer a la gente predicando lo que quieren escuchar no es amarles lo suficiente porque les estaríamos cerrando las puertas del Reino de Dios.

Los problemas temporales de este mundo no son nada comparados con el terrible problema de pasar la eternidad en el infierno. El evangelista neozelandés Ray Comfort (1949- ) ha dicho: “En lugar de predicar que Jesús ‘mejorará su vuelo,’ debemos estar advirtiendo a los pecadores que un día tendrán que saltar del avión.” Lo que quiere decir Comfort es que Jesús es nuestro paracaídas que debemos llevar porque el avión de nuestra vida caerá al morir. Sin Cristo iríamos a parar al vacío del infierno, con Él tendremos vida eterna.

Los primeros cristianos sufrieron muchas aflicciones y las soportaron porque tenían presente que todo padecimiento por el nombre de Jesús no era en vano. Además sabían que el Señor ya los había advertido de tendrían tribulaciones, como dice Mateo 24:9: Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Probablemente muchos de los que han sido atraídos hacia Cristo con un falso evangelio saldrían corriendo ante lo que dice Mateo 24:9.

En los primeros siglos de nuestra era, muchos cristianos fueron perseguidos, encarcelados, asesinados y sufrieron las más crueles tribulaciones. Sin embargo, la persecución no menguó el crecimiento de la iglesia. El pastor norteamericano Paul Washer (1961- ) ha dicho al respecto: “La persecución nunca ha hecho daño a la iglesia, la prosperidad sí.”

Muchos cristianos modernos han perdido la esencia de lo que significa seguir a Cristo. No lo seguimos porque seremos más prósperos o más felices, sino porque fuera de Él no existe salvación. Lo que pase con nosotros en este mundo no es tan importante porque cuando ponemos nuestra fe en Él, viviremos aunque estemos muertos. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s