Padeciendo por Causa de la Justicia

Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo.

1 Pedro 3:14-16

En este mundo del sálvese quien pueda, los verdaderos cristianos pueden parecer seres de otro planeta. Al leer las instrucciones que 1 Pedro 3:14-16 da a los seguidores de Cristo, cualquiera que viva apegado a los parámetros del mundo pensaría que somos locos. ¿Cómo es posible que alguien perseguido se sienta bienaventurado? ¿Por qué presentar una defensa mansa y reverente? De seguro que en el mundo se reacciona de otra manera. El perseguido viviría angustiado y temeroso y se defendería como fiera herida.

Y aunque muchos vean como una rareza aguantar y gozarse el padecimiento por causa de la justicia de Dios, en la vida mucha gente lo hace por otras causas. Mucha gente hace largas filas por horas para ir a un evento deportivo o un concierto de su artista favorito. Algunos hasta se pelean por conseguir el mejor asiento y aguantan hambre, calor, frío, sol y lluvia con tal de alcanzar su objetivo.

En los últimos años, en los Estados Unidos de América ha estado ocurriendo un fenómeno que para mí es mucho más loco que gozarse ser perseguido por causa de Cristo. El siguiente día al de Acción de Gracias ha sido denominado el Viernes Negro. Las tiendas de todos los centros comerciales venden solo por ese día a precios especiales. Al principio, las tiendas abrían a primeras horas de la mañana del viernes, es decir, cerca de las 8 de la mañana. Con el tiempo, algunas tiendas han comenzado a abrir más temprano y otras ya están abriendo incluso desde la noche del jueves.

A medida que la actividad del Viernes Negro fue ganando popularidad, mucha gente inició la práctica de acampar frente a las puertas de las tiendas con el fin de ser los primeros en entrar para aprovechar los precios especiales. Muchas de esas personas aguantaban las inclemencias del tiempo, las necesidades físicas e incluso se peleaban unos con otros por el mejor puesto. Y para cada uno de ellos, el Día de Acción de Gracias perdía su importancia porque su mayor interés era comprar a un buen precio y no les importaba lo que padecerían porque al final iban a salir con su trofeo, el artículo anhelado adquirido por una fracción de su precio.

Y yo me pregunto ¿cómo es posible que haya gente dispuesta a padecer lo que sea con tal de adquirir primero que nadie la versión más nueva del iPhone? ¿Cómo es posible que existan mujeres capaces de poner en riesgo su vida con tal de verse bellas y más jóvenes? ¿Cómo es posible que haya hombres capaces de dormir en la calle en un país extraño, pasar hambre y dejar por un mes su familia solamente por no perderse la Copa Mundial de Fútbol? ¿Cómo es posible que aguantemos todo eso y nos pese padecer por Cristo?

En la actualidad, la mayoría de la gente mira a Jesucristo como una válvula de escape a sus problemas. Cuando hay enfermedades, carencias y soledad, todo el mundo clama por oración o hace el intento de aceptar a Jesucristo. Por la misma razón, cuando llegan las pruebas, los que habían buscado de Él por causa de sus problemas, saldrán corriendo. Yo te digo, no lo hagas, mejor soporta los padecimientos y siéntete bienaventurado. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s