Obrero Aprobado

Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

2 Timoteo 2:15

Quien ha estudiado alguna carrera conoce que para aprobar las diferentes asignaturas debe estudiar lo suficiente para alcanzar las notas necesarias para pasarlas. Cuando no se tiene la debida preparación se corre el riesgo de no ser aprobado. Cuando uno falla en algún curso, es muy natural sentir vergüenza. Cuando se trata de servir a Dios, no podemos improvisar. ¡También debemos estudiar! La gran ventaja es que todo lo que necesitamos saber con respecto a Dios está en un solo lugar, la Biblia, la cual es el verdadero libro de texto, lo que Pablo llama la palabra de verdad.

A mis 10 años fui a estudiar al mejor colegio de mi ciudad natal. Allí conocí a Aníbal quien era el mejor estudiante del curso. Aníbal es quizás el amigo más antiguo que tengo. Nos graduamos juntos del colegio y fuimos a la misma universidad a estudiar la misma carrera, ingeniería química. Hasta la mitad de nuestros estudios todo iba muy bien; pero Aníbal, por primera vez en su vida no aprobó el curso de Física II y eso lo avergonzó a tal punto que abandonó la carrera, se cambió de universidad y terminó graduándose en otra área muy distinta. Yo sé que Aníbal era capaz de sobrepasar ese obstáculo de no haber sido por la vergüenza que sintió al ser desaprobado en el curso de Física II.

Cuando conocí al Señor, casi inmediatamente sentí el anhelo de servirle. Pronto me di cuenta que era necesario estar preparado para tal responsabilidad. Por eso, cuando la iglesia donde me congregaba abrió su instituto bíblico, fui de los primeros en inscribirme. El día de nuestra graduación, en la cual obtuve el primer lugar, canté una canción compuesta por mí cuyo título es el mismo del mensaje de hoy. El coro de la canción dice: “Procura con diligencia presentarte ante Dios como obrero aprobado y no sentirás vergüenza al manejar con precisión la Palabra de verdad, al manejar con precisión la Palabra de verdad.” Es obvio que mi canción se basa en 2 Timoteo 2:15.

El dominio de la Palabra es vital para poder ser eficiente sirviendo a Dios. No podemos olvidar que el enemigo la conoce muy bien y la utiliza con frecuencia fuera de contexto para tratar de engañar. En Mateo 4:5-6 leemos: Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, en sus manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra.

Quien no sepa usar correctamente la Palabra de Dios podría ser confundido por el enemigo y por los falsos maestros. Los siervos de Jesucristo estamos obligados a actuar diligentemente en la búsqueda de la verdad contenida en la Escritura. Esa es parte importante de nuestra aprobación como obreros del Reino. Si no conocemos cabalmente las instrucciones de Dios, nuestro trabajo para el Reino sería mediocre. Dios exige que trabajemos con excelencia para Él.

Así pues, es totalmente inaceptable pretender que servimos a Dios y al mismo tiempo ser negligentes en el estudio de la Palabra. Y aunque no es necesario que cada cristiano pase por un seminario o instituto bíblico, como ya dije anteriormente, la Biblia es el libro de texto fundamental para estudiar la Palabra de Dios. Procuremos leerla cada día porque solo así veremos revelados los misterios de nuestro Padre Celestial. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s