¿Derecho Humano o Pecado?

Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

Romanos 1:26-27

Hay temas bíblicos que para la sociedad actual son un tabú. El tema de hoy es uno de ellos. La sociedad moderna ha llegado al punto de hacerle creer a la gente que es más aceptable ser homosexual que ser cristiano. No pienses que estoy exagerando. Si no hemos llegado a ese punto en algunos lugares del mundo, no falta mucho para que suceda. Si Ricky Martin fue capaz de desautorizar públicamente lo que dice la Biblia acerca de la homosexualidad y nadie dijo nada, no sería extraño que persigan a los cristianos por llamarle a las cosas como la misma Biblia lo califica.

Vamos a hablar sobre Romanos 1:26-27 sin tapujos, llamándoles a las cosas como son. Lo primero que escribe el apóstol Pablo es: Dios los entregó a pasiones vergonzosas. Cuando el ser humano se empeña en ejercer su voluntad sin importar que ésta se divorcie de la de Dios, el Señor se echa a un lado. Hemos sido creados con libre albedrío, por lo tanto, Dios jamás va a interferir en nuestras decisiones; pero si erramos en nuestra escogencia, somos responsables de las consecuencias.

En el ejercicio de nuestro derecho humano a elegir por nosotros mismos, podemos entrar en franca contradicción con la voluntad de Dios. Si nos desviamos de Su camino, Él nos suelta a fin de que hagamos las cosas conforme a lo que pensamos. Sin embargo, lo que llamamos nuestro derecho, si no va conforme a la Ley de Dios, Él lo llamará pecado. Al ser entregados a pasiones vergonzosas, no seremos guiados por el Espíritu sino por nuestra propia carne, por la corriente del mundo o por el mismo diablo.

A continuación leemos: pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza. ¿Qué significa cambiar el uso natural? El acoplamiento natural es un hombre y una mujer por vía de sus genitales. Por lo tanto, cualquier cosa distinta a esa se podría considerar como algo contra naturaleza. Eso incluye el sexo anal y el lesbianismo. Entonces se puede decir que esas prácticas no son aprobadas por Dios, independientemente de que sean aceptadas por el mundo.

Luego viene la parte de los hombres: y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres. Aquí no queda ninguna duda de que Pablo se refiere a las relaciones homosexuales, las cuales forman parte de lo que ya él había llamado pasiones vergonzosas. Al llamarle le esta manera, es obvio que la Biblia no aprueba en modo alguno la homosexualidad.

El punto final de Romanos 1:26-27 es muy importante: y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. La retribución, la paga del extravío es la muerte como la de todo pecado. Tenemos dos opciones: ejercer nuestra voluntad o la de Dios. Si ejercemos la voluntad de Dios, Él asume las consecuencias; pero si ejercemos la nuestra, somos nosotros los responsables de las consecuencias. Cuando nuestra voluntad y la de Dios no coinciden, hacer uso de nuestro derecho nos podría colocar eternamente en el infierno. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s