¿A Qué Has Venido?

El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Juan 10:10

El gran contraste entre Jesús y el ladrón. Mientras el segundo solo viene a robar, matar y destruir, el Señor ha venido para que tengamos vida; pero no una vida simple, sino una vida en abundancia. Mientras el ladrón nos quita todo, incluso la vida y busca nuestra destrucción, el Señor nos da la oportunidad de levantarnos incluso de los muertos y preparar lugar para nosotros en Su morada celestial. El objetivo del ladrón es nuestra perdición; pero Jesús quiere nuestra salvación.

Mucho se ha escrito sobre lo que el ladrón viene a robar, matar y destruir. Se ha dicho que nos quiere quitar nuestra dignidad, comunión con Dios, trabajo, amigos, familia, salud, fe, finanzas, identidad como hijos de Dios, gozo, promesas de Dios, sueños, alma, propósito en la tierra y bendiciones, entre otras cosas. La Biblia dice lo que nos roba en Lucas 8:11-12: Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios. Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven.

Realmente, el diablo solo necesita robarnos la Palabra de Dios para quitarnos todo. Cuando nos roba la Palabra, nos quita la oportunidad de alcanzar la salvación y la vida eterna. Ese es su objetivo principal, distraernos con las añadiduras con el fin de arrastrarnos hacia la perdición, evitando así que busquemos primero el Reino de Dios y Su justicia. Cuando nos enfocamos en ser parte del Reino de Dios, el enemigo no puede tocarnos como dice 1 Juan 5:18: Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.

Jesús es de quien Juan dice Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, el mismo que afirma yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Todas las artimañas del enemigo son destruidas por nuestro Señor, como dice 1 Juan 3:8: El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. El plan diabólico ha sido descubierto, expuesto y destruido por Jesucristo. No nos dejemos engañar con sus mentiras ni permitamos que siga robando, matando y destruyendo nuestras vidas.

Colosenses 2:15 no deja duda acerca del triunfo definitivo de Cristo sobre el diablo: y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. Por lo tanto, como dice una frase que circula en el ciberespacio: “En tu camino, el enemigo coloca piedras, el hombre arroja espinos, mas Dios traza un destino. Y es por eso que aunque muchos pasos sean dolorosos, tu final ha de ser maravilloso.” Siempre que nuestro final sea con Cristo, no hay nada que temer a lo que el ladrón pretenda hacer con nosotros.

En resumen, Juan 10:10 nos muestra a dos que han venido. Uno es el ladrón quien viene con intenciones de aniquilarnos. El otro es Jesús, quien ha venido para darnos una vida abundante. ¿A quién de los dos recibes? Si te llaman la atención las cosas de este mundo, el cual es dominado por el diablo, el propio ladrón te quitará todo y te destruirá. Confía solo en Jesús, de quien dice 1 Juan 4:4: Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s