Tentado, pero sin Pecado

Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

Hebreos 4:15

La razón por la cual Jesús es el perfecto chivo expiatorio es porque carece de defectos. Como hombre, Jesús ha sido el único ser humano sobre la Tierra sin pecado. Fuera de Él, el resto de la humanidad, sin ninguna otra excepción, ha pecado en mayor o menor medida. Pero la grandeza de Jesús no se limita a haber vivido como un hombre en esta tierra sin cometer ningún pecado. Él, como todos los seres humanos, sufrió las mismas tentaciones; pero nunca sucumbió a ninguna de ellas.

Aunque la humanidad completa acepta el calendario que divide la historia entre antes y después de Cristo, existen millones de personas en el mundo quienes ignoran quién es Él. Y entre los millones de personas que ignoran quién es Jesucristo, muchos mencionan cada día Su nombre; pero solamente siguen meras tradiciones religiosas sin ponerse a meditar sobre Su persona y lo que Él hizo a favor de toda la raza humana.

El predicador británico Martyn Lloyd-Jones (1899-1981) dijo: “Jesús dice: ‘He acabado la obra que me diste que hiciera,’ ya está hecha; está completa. Por lo tanto, nosotros predicamos una salvación completada. No se nos ha dejado nada más para hacer, sino solo recibirla; no hay nada que tengamos que añadirle; no hay buena obra ni ningún mérito que tengamos que proveer: todo está en Cristo, y solamente en Cristo.” Estas sabias palabras son tan claras que no necesitan comentario alguno.

El trabajo, la obra que Jesucristo vino a hacer a este mundo fue ocupar el lugar de una humanidad pecadora y pagar el precio por sus transgresiones. Dice el pastor norteamericano Charles F. Stanley (1932- ): “Para hacernos libres había que pagar un precio. Pero ¿a quién? Jesús no le pagó al diablo; pagó el precio que Dios exigía para satisfacer su justicia santa.” Toda la humanidad ha pecado contra Dios y la paga del pecado es muerte. No existe un solo ser humano con los requisitos para pagar completamente esa deuda que tenemos con Dios. Solo el Cordero sin mancha ni pecado, Jesús, los cumple.

Debemos ver a Jesucristo como lo que es, el único capaz de salvarnos de una condenación segura por causa de nuestros pecados. El pastor norteamericano John MacArthur (1939- ) ha dicho: “Seguir a Cristo no se trata ni de usted ni de mí. Ser un cristiano no tiene que ver con nosotros, no tiene que ver con nuestra autoestima. Se trata de estar harto de nuestro pecado y nuestra desesperación por el perdón. Se trata de ver a Cristo como el Salvador invaluable.” Lo que Jesús ha hecho por nosotros nunca lo podremos superar, sin importar lo que hagamos por Él y para Él.

Como dije anteriormente, hay muchas personas que hablan de Jesucristo y desconocen quién es Él realmente. No hay comparación posible con nadie más. Pretender poner un fundamento distinto a nuestra salvación es faltarle el respeto al mismo Dios y eso se llama pecado. El predicador inglés John Charles Ryle (1846-1900) dijo: “Decir que la virgen María, o cualquier otra persona, puede sentir más compasión por nosotros que Cristo, es ignorancia y no menos que blasfemia.”

Para que entendamos claramente quién es Jesucristo, recordemos las palabras de Juan el Bautista escritas en Juan 1:29: El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dios te bendiga.

Anuncios

Un comentario en “Tentado, pero sin Pecado”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s