El Verdadero Dios y la Vida Eterna

Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.

1 Juan 5:20

Gran parte de la humanidad habla de Dios, pero la pregunta es si todos hablan del verdadero Dios. ¿Es el Dios de Israel el mismo dios de los árabes? ¿Adoran los budistas e hinduistas al mismo Dios que los cristianos? ¿Adoran al Dios verdadero todos los grupos religiosos que mencionan el nombre de Cristo? 1 Juan 5:20 da la explicación que puede contestar todas estas preguntas: estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.

No cabe duda de que 1 Juan 5:20 es una afirmación bíblica acerca de la divinidad de Jesucristo. Mucha gente no tiene una idea clara acerca de Jesús. Se imagina que fue un hombre virtuoso, un maestro; pero, a fin de cuentas, un hombre más. Ciertamente que Jesús fue hombre; pero Él no es solamente eso. Una parte de Su naturaleza no es humana sino divina y la Biblia tiene mucha evidencia sobre eso. Isaías 9:6 lo profetiza de esta manera: Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

La profecía de Isaías acerca del nacimiento del Mesías, Jesús, establece como uno de Sus nombres Dios Fuerte, para que no quepa duda de Su divinidad. El principio del evangelio de Juan lo afirma mucho más claramente. Dice Juan 1:1-3: En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. El Verbo, Jesucristo, conforme a este evangelio, era con Dios, era Dios y creó todas las cosas.

Hay otros pasajes bíblicos que demuestran la divinidad de Jesucristo y Su existencia eterna. Por lo tanto, no estamos hablando de un simple hombre virtuoso que ha tenido una gran influencia en la historia humana. Estamos hablando del Creador mismo de la humanidad, el universo y todo lo que existe. Y en cuanto a Su divinidad, no estamos hablando de un diosito, sino de quien Isaías llama Dios Fuerte. No estamos hablando de un Jehová junior, sino de quien Juan dice: y el Verbo era Dios.

Solo entendiendo plenamente que Jesucristo es Dios encarnado, podemos comprender que solo Él puede llevar a cabo la misión por la cual vino a esta Tierra. Ningún simple ser humano, sea hombre o mujer, es capaz de reunir los requisitos para exonerar de la culpa del pecado a cada persona que, por la fe, acepta la gracia, el favor inmerecido. Solo el ofendido por el pecado, es decir, el propio Dios, tiene la facultad de otorgar clemencia y perdón, nadie más podría hacerlo.

Te exhorto a meditar sobre la persona de Jesucristo tomando en cuenta Su real naturaleza. Hablar de Él en forma ligera es no solamente faltarle el respeto a Dios mismo, sino menospreciar a quien, por amor, ofreció voluntariamente Su vida para darte salvación. Nunca olvides que Jesús es el verdadero Dios y la vida eterna y que no existe salvación fuera de Él. Arrepintiéndote de tus pecados y convirtiéndote a Él, te convertirás en hijo de Dios, escribirás tu nombre en el Libro de la Vida y asegurarás la vida eterna. Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s