La Vida Eterna Es Conocer a Dios

Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

Juan 17:3

Cuando la Biblia habla de conocer no se refiere solamente a saber de alguien sino tener una relación íntima con ese alguien. En Juan 17:3, el Señor dice que la vida eterna es conocer a Dios y a Jesucristo. Por lo tanto, la vida eterna es tener una relación íntima con Dios, la cual solo se logra a través de la persona de Su Hijo Jesucristo. Sin una intimidad con Dios es imposible conocerle. El anhelo del Padre es que cada ser humano pueda relacionarse con Él. En esta relación, nos convertimos en Sus hijos y Él pasa a ser nuestro Padre.

Ya desde los tiempos del Antiguo Testamento Dios había expresado Su deseo de ser conocido por la humanidad. Jeremías 9:23-24 dice: Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová. Conocer y entender a Dios es mucho más importante que la sabiduría o las riquezas.

Jesús es el único que da a conocer a Dios. Juan 1:18 dice: A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer. Solamente a través de Jesús, por los ojos de la fe, podemos ver al Padre. En Juan 14:7 leemos: Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto. Conociendo a Jesucristo, podemos ver y conocer a Dios, porque como dice Colosenses 1:15: Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.

En todas las épocas de la historia humana ha habido gente religiosa, incluso en la nuestra, la cual es aparentemente apática a las cosas espirituales. Las religiones pretenden buscar a Dios, sin embargo, la forma en la cual las distintas religiones intentan alcanzar la divinidad es fallida. Cada religión inventa sus propios ritos y fórmulas que les permitan llegar hasta a Dios. Lo que ningún religioso se ha detenido a pensar es si sus tradiciones lo acercan a Dios. La Biblia dice varias veces que nadie busca a Dios, por lo tanto, las religiones jamás alcanzarán su objetivo.

En lugar de religión, Dios ha buscado, desde la creación del hombre, tener una relación con la humanidad. Lamentablemente hemos sido nosotros mismos los culpables de romper todo vínculo con nuestro Creador. Una humanidad pecadora no puede relacionarse con un Dios santo. No hay religión alguna que ofrezca un mecanismo adecuado para restablecer la perdida relación con Dios. La solución proviene de la iniciativa del propio Dios, quien envió a Su Hijo Jesucristo con el fin de darse a conocer y romper las barreras que nos separaban de Él.

Juan 3:17 nos dice el motivo que tuvo Dios para enviar a Su Hijo: Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. Jesús vino para salvar al mundo, para darnos a conocer al Padre, del cual Él es Su imagen visible. Cuando conocemos a Dios a través de Su Hijo, alcanzamos la verdadera vida eterna. Recibamos pues con agrado al que vino a rescatarnos de la muerte y del pecado, a Jesucristo, nuestra única garantía de vida eterna, nuestro único camino hacia el Padre, porque fuera de Él, no hay nada. El paso es muy simple: arrepentirse y convertirse a Él. ¡Hazlo ahora mismo! Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s